Las víctimas de la invasión estadounidense de 1989 a Panamá reclaman el cumplimiento de una resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En noviembre de 2018, la CIDH determinó que Estados Unidos había violado los derechos humanos de los civiles durante su invasión de Panamá entre diciembre de 1989 y enero de 1990.

Las Fuerzas Armadas de los EE. UU. Llevaron a cabo la operación militar para derrocar al gobernante general Manuel Antonio Noriega, quien fue acusado por Washington de tráfico de drogas. De acuerdo con el fallo, los Estados Unidos deben proporcionar asistencia física y psicológica a las víctimas, así como proporcionarles una compensación material.

Según las ONG panameñas, alrededor de 5,000 personas fueron asesinadas. También ha habido informes de desapariciones y personas enterradas en fosas comunes, además del daño a la propiedad y el desplazamiento forzado de las familias.

Gilma Camargo es una abogada que representa a los sobrevivientes y familiares de quienes murieron durante la invasión estadounidense de Panamá.

«La CIDH ha explicado que la Declaración Americana de Derechos Humanos es un documento fundamental. Las ventajas que tenemos en este asunto implican una responsabilidad extraterritorial de los Estados Unidos», dijo Camargo.

Antes de esta instancia internacional, los sobrevivientes han estado durante años solicitando justicia para su país, aunque sin éxito.

«Panamá estaba ocupada, y ahora, gracias a la desclasificación, sabemos que debido a la ‘Operación Causa Justa’ el país estuvo bajo la ocupación de los EE. UU. Hasta 1994. No había un sistema judicial en funcionamiento», explicó el abogado.

El «Frente Salas» fue creado para implementar las recomendaciones y hacer visibles las consecuencias de la invasión.

«Estamos trabajando juntos con los sobrevivientes. Han acumulado algunas pruebas; y ahora las presentaremos en el Frente Salas, que está supervisado por la CIDH», dijo Camargo.

«Uno de los planes de invasión más maquiavélicos fue desplazar a las víctimas. Hay 16 comunidades desplazadas en dos partes del país. Pero parece que no hay víctimas aquí; los familiares de los desaparecidos no tienen canales para presentar cargos. La comisión formada bajo el gobierno de Varela [Juan Carlos, el presidente saliente] resultó ser un fracaso «, concluyó el abogado.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;