Hace unos 72 años, para preparar el texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el comité de redacción de la ONU envió un cuestionario sobre el concepto de derechos humanos en todo el mundo.

Defendiendo la naturaleza pluralista de los derechos humanos, independientemente de las fronteras nacionales o las formas sociales, la declaración absorbió alrededor de 70 respuestas bastante diferentes que contenían nociones de derechos humanos de diferentes civilizaciones en Asia, Europa, Medio Oriente y América del Norte y del Sur.

La incorporación de diversos conceptos hace que el texto sea universal. Del mismo modo, los enfoques para promover los derechos humanos también son diversos, al igual que las culturas y civilizaciones son diversas.

Para China, el desarrollo de los derechos humanos con características chinas en las últimas siete décadas se basa en una filosofía centrada en las personas arraigada en el «ren» confucianista (benevolencia). Sus prácticas de derechos humanos integran el concepto universal de derechos humanos con sus condiciones nacionales, representadas por ideas como «el desarrollo es un derecho humano primordial», «la reducción de la pobreza ayuda a la promoción de los derechos humanos» y que «los derechos humanos necesitan cooperación», entre otros.

Tales nociones han ayudado a China a satisfacer las necesidades básicas de vida de sus más de 1.300 millones de personas, a sacar a más de 700 millones de la pobreza y a establecer una cobertura nacional de la educación obligatoria de nueve años y los sistemas de seguridad social y de salud más grandes del mundo.

Los últimos 70 años también fueron testigos de que China desempeñaba un papel cada vez más activo en los compromisos de derechos humanos de las Naciones Unidas, cumpliendo con sus obligaciones internacionales, realizando una amplia cooperación o promoviendo la gobernanza mundial de los derechos humanos de manera justa y racional.

Los esfuerzos de China están ganando cada vez más reconocimiento y popularidad en todo el mundo. Por ejemplo, la idea de construir una comunidad global con un futuro compartido para la humanidad es parte de varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. En el 2017, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHRC) introdujo el concepto de «promoción de los derechos humanos a través del desarrollo» en el sistema internacional de derechos humanos.

Claramente, el camino chino funciona y podría ofrecer alguna inspiración para otros países, pero algunas personas pueden ser sensibles al hecho de que es diferente del enfoque occidental.

El enfoque occidental ha jugado un papel importante en la historia reciente, pero esto naturalmente no lo hace superior a los demás, y mucho menos a un alto nivel moral para intervenir en los asuntos de otros. En el caso de China, algunas personas en Occidente han mostrado intolerancia a las diferencias y se han entregado a China.

Por ejemplo, en nombre de la protección de los derechos humanos, algunos políticos centristas occidentales seleccionan los casos para cumplir sus propios fines políticos y, lo que es peor, a menudo armonizan las diferencias en los enfoques.

Algunos cocinaron un manual de neo intervencionismo en nombre de «defender» los derechos humanos en otros países. Se comprometieron a llevar a la gente a la democracia y a la «mejor» protección de los derechos humanos, pero solo convirtieron a países como Irak y Libia en un caos y convirtieron a millones en refugiados que no gozan de ningún derecho humano básico.

Al dirigirse al seminario de la ONU «Contribución al desarrollo para el disfrute de todos los derechos humanos» el martes, Nozipho Mxakato-Diseko, representante permanente de Sudáfrica ante la ONU en Ginebra, recordó a la audiencia que «los derechos humanos son interdependientes». Sin los derechos económicos, sociales y culturales, los derechos civiles y políticos no serán estables y «el uno sin el otro está incompleto».

Promover los derechos humanos a través del desarrollo es una práctica probada y ampliamente reconocida. Es hora de que los practicantes del centralismo occidental admitan las diferencias y presten el debido respeto a los enfoques de los demás.

Fuente

Etiquetas: ; ;