Su trabajo es hacer frente a más deuda aprovechando el único activo no comprometido que aún tiene la Unión Europea: los bonos de los países con superávit

La política monetaria desde el GFC de 2008 se ha caracterizado por tasas de política cercanas a cero (e incluso negativas), tasas bancarias negativas, rendimientos negativos de la deuda del gobierno e inflables tasas de inflación de los activos. El resultado ha sido la zombificación de las economías avanzadas.

Esta es la última estimación avanzada del crecimiento del PIB real de la zona euro basado en el indicador CEPR / Banca d’Italia Eurocoin:

El pronóstico actual para el crecimiento del 2T 2019 en la zona euro, basado en el indicador Eurocoin, es de 0,17% de expansión intertrimestral. Junio ​​Eurocoin se ubica en 0.14%, el nivel más bajo desde septiembre de 2013. La previsión de la tasa de crecimiento ahora ha sido inferior al 0.25% (inferior al 1% anual) en cinco meses (hasta junio de 2019) y en total. Mientras tanto, el vínculo entre el crecimiento y la inflación se ha debilitado, como se muestra en el siguiente cuadro:

Ambos, desde el punto de vista de la vista de los datos actuales relativos al 1T 2019 y al 2T 2018 y al Q1 2018, las tasas de crecimiento se están reduciendo, por encima. Sin embargo, el BCE permanece atorado en la esquina dura proverbial (gráfico siguiente):

Cinco años en tasas de política cero, la inflación está aumentando gradualmente (gráfico anterior), pero el crecimiento no se ve por ningún lado (gráfico siguiente):

Lo peor, los fundamentos tangibles (capturados por los modelos, como Eurocoin) del crecimiento económico son cada vez menos consistentes con el crecimiento real, una característica de la economía que se está volviendo dependiente de cosas diferentes a la inversión real y la demanda real para generar expansión en el PIB . Ambos, el cuadro de arriba y el de abajo, resaltan este hecho preocupante.

Todo esto sugiere que estamos en un período de desarrollo económico que es totalmente consistente con la tesis del estancamiento secular: las herramientas tradicionales de las políticas monetarias y fiscales ya no son suficientes para generar un crecimiento económico real. En cambio, estas herramientas ayudan a sostener economías sobrecargadas de deudas. Es un modelo de desarrollo económico extendido y pretendido: mientras las empresas y los hogares puedan recibir apoyo para llevar las cargas de deuda existentes a través de ajustes monetarios, la economía se mantiene a flote (sin recesión ni crisis), pero los niveles de deuda son tan prohibitivamente alto que no se puede acumular nueva deuda para generar expansión económica.

Los mercados lo saben tanto. Los inversores saben que los préstamos zombie (los préstamos sin capacidad de servicio en caso de que aumenten las tasas de interés) significan bancos zombie. Los bancos de zombis significan nuevos mercados de préstamos para zombis. Los nuevos mercados de préstamos de zombis significan una inversión real de zombis por parte de los hogares y las empresas. La inversión zombie significa la demanda zombie. Demanda zombie significa oferta deflacionaria. Enjuague y repita.

Este conocimiento en los mercados es tangible. Se requiere un cambio en las expectativas de los inversionistas (como en los cambios recientes en la perspectiva hacia la reversión del ajuste monetario en los EE. UU. Y Europa) para reprocesar los activos. Ningún crecimiento de valor agregado real entra en la ecuación. Los activos ya no se valoran por su capacidad productiva. Y los mercados ahora están completamente finalizados. Es decir, ahora están totalmente impulsados ​​por la política monetaria.

Entra Christine Lagarde, la nueva jefa del BCE. El nombramiento de Lagarde no es un accidente o un gesto políticamente correcto para las mujeres en el liderazgo. Es la única opción lógica de la economía zombie financierizada de la política monetaria. Para reiniciar el préstamo o el ciclo de la deuda, la UE espera la mutualización de los mercados de deuda soberana. En otras palabras, se espera aprovechar el único activo no comprometido que aún tiene la UE: los bonos de los países con superávit.

El trabajo de Lagarde en el BCE consistirá en ejecutar la creación de los eurobonos, bonos que vincularán proporcionalmente los bonos de los miembros de la zona del euro en un solo producto para ser monetizado por el BCE como soporte para los precios de mercado. Es probable que exista entre 2 y 3 billones de euros de la demanda internacional y monetaria de estos, abriendo el espacio para más préstamos y más gastos fiscales.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;