Después de pelear durante semanas con los demócratas sobre si el censo del 2020 incluiría una pregunta sobre la ciudadanía, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, abandonó la oferta el jueves y optó por recopilar la información por otros medios.

En un discurso en la Casa Blanca, Trump dijo que debido a los litigios y la oposición, la administración de los Estados Unidos no presionaría para que se incluyera la pregunta en el censo decenal.

«Estas demoras nos habrían impedido completar el censo a tiempo», dijo Trump. «Es profundamente lamentable».

En cambio, Trump firmó una orden ejecutiva que ordenaba a las agencias federales compartir información con el Departamento de Comercio de los Estados Unidos para recopilar información relacionada con la ciudadanía.

«Estoy ordenando a cada departamento y agencia del gobierno federal que proporcione al Departamento de Comercio todos los registros solicitados con respecto al número de ciudadanos y no ciudadanos en nuestro país», dijo Trump.

El censo, que es la encuesta demográfica más extensa y detallada del país, tiene enormes implicaciones políticas, ya que los mapas electorales y la asignación de escaños en la Cámara de Representantes se ajustarán para reflejar las últimas estadísticas demográficas.

Los demócratas han rechazado la inclusión de la pregunta, argumentando que tal acción desalentaría a los inmigrantes indocumentados a participar en el censo, lo que socavaría la credibilidad de su resultado.

El Partido Demócrata goza tradicionalmente de un apoyo más fuerte en los estados con comunidades inmigrantes más grandes, como California y Nueva York.

Fuente

Etiquetas: ; ;