La mayoría de los habitantes de la ciudad de Osorno, en el sur de Chile, permanecerán sin beber agua durante cuatro a siete días debido a una emergencia de salud a partir del jueves.

Andres Duarte, gerente de operaciones de Essal (una compañía que es el principal proveedor de agua en Osorno), dijo el sábado que la situación estaba fuera de control.

Agregó que un derrame accidental de más de 1.000 litros de combustible ocurrido en las primeras horas del jueves llegó a los puntos de producción de agua potable de una planta que abastece al 60 por ciento de la población de Osorno, estimada en 150.000 personas. El vertido ocurrió cuando la persona a cargo de las operaciones llevó a cabo una acción fuera de los límites establecidos, no informó los cambios en los protocolos establecidos y solo se conoció la emergencia a las 8 a.m. de ese día.

Por este motivo, la empresa tuvo que suspender el suministro de agua y reemplazar el sistema de filtración, que, según el funcionario, podría tomar entre cuatro y siete días, como máximo.

Como resultado de la emergencia, el agua embotellada se agotó rápidamente en la mayoría de las tiendas del municipio, y las autoridades suspendieron las clases e incluso recomendaron el cierre de bares y restaurantes.

Fuente

Etiquetas: ; ;