Las empresas alemanas invirtieron más de 1.700 millones de euros en la economía rusa en los primeros tres meses de 2019, que ya superaron la mitad de las cifras más altas de la década pasada, según reveló la Cámara de Comercio ruso-alemana.

El volumen de la inversión de las empresas alemanas en Rusia aumentó un 33 por ciento, o 400 millones de euros, en comparación con el mismo período del año pasado, dijo el lobby comercial alemán. Los resultados del primer trimestre muestran que las inversiones alemanas en Rusia pueden llegar a un récord de más de diez años para finales de este año.

«A pesar del debilitamiento de la situación económica, las compañías alemanas continúan confiando en el mercado ruso e incluso invierten contra la tendencia», dijo el presidente de la cámara, Matthias Schepp, en un comunicado.

Las inversiones totales del año pasado alcanzaron su nivel más alto desde la crisis financiera de 2008, superando los pronósticos anteriores y alcanzando los 3.200 millones de euros. Sin embargo, todavía no alcanzó el máximo histórico de los 7.800 millones de euros alcanzados en 2007.

Las inversiones continuaron a pesar de las sanciones antirrusas impuestas por Washington y sus aliados, aunque las restricciones causan muchos problemas a las empresas alemanas que hacen negocios con Rusia. Más de 140 empresas encuestadas por la cámara dijeron que sus pérdidas totales relacionadas con las sanciones habían superado los 1.000 millones de euros, el equivalente a lo que equivaldría a daños multimillonarios para todas las empresas alemanas registradas en Rusia.

Sin embargo, la presión económica occidental no ha detenido el crecimiento de la facturación del comercio entre Rusia y Alemania, que aumentó un 8,4 por ciento y alcanzó los 62.000 millones de euros el año pasado.

Moscú y Berlín también están involucrados en un gran proyecto de construcción, el gasoducto Nord Stream 2, que se terminará a finales de año. El proyecto ha sido criticado ferozmente por Washington, que presiona continuamente para la venta de su propio gas natural licuado (GNL) a Europa. Estados Unidos también amenazó con sancionar a cualquier persona involucrada en el proyecto Nord Stream 2, pero los socios de Rusia en el proyecto, y en particular Alemania, han defendido repetidamente el oleoducto como una forma de satisfacer la creciente demanda energética de Europa.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;