Esta semana se realizó una ceremonia de finalización de un nuevo «Puente del Ejército Rojo» en medio de una alegre tutti de gongs y tambores en una pequeña aldea en el condado de Liping, en la provincia de Guizhou, suroeste de China.

La aldea de Shangshaozhai, con cientos de años de historia, estuvo alguna vez separada del mundo exterior por un río embravecido. El único camino que conducía al exterior era en barco.

Sin embargo, todo cambió en diciembre de 1934, cuando el Ejército Rojo que pasaba construyó un puente de madera junto con los aldeanos locales.

Desde octubre de 1934 hasta octubre de 1936, el Ejército Rojo, el precursor del Ejército Popular de Liberación (EPL), llevó a cabo una audaz maniobra militar que sentó las bases para la eventual victoria del Partido Comunista de China.

El Ejército Rojo marchó a través de ríos furiosos, montañas nevadas y praderas áridas para romper el control del régimen del Kuomintang en el país y continuar su lucha contra los invasores japoneses. Algunos de ellos marcharon hasta 12.500 km, soportando hambre, sed y frío.

Wu Xiyan, de 68 años, dijo que su tío estaba entre los aldeanos que cooperaron con el Ejército Rojo en la construcción del puente.

«Sacaron toda la madera disponible en el hogar, y muchos de los aldeanos incluso se ofrecieron como voluntarios para proporcionar sus tablas de cama y puerta», dijo Wu. «El pueblo realmente necesitaba un puente».

La cubierta del puente, de un metro de ancho, está compuesta por más de 90 piezas de tablas de madera. Para conmemorar las estrechas relaciones entre el Ejército Rojo y la gente local, se le llamó el «Puente del Ejército Rojo».

Más de 80 años después, el puente siguió siendo el canal solitario para que más de 600 aldeanos salieran y entraran en la aldea. A pesar del mantenimiento cuidadoso, luchó para lidiar con la tensión del tráfico local.

Tras conocer las historias detrás del puente, en septiembre dle 2017, Sinopec, una importante empresa estatal china, donó 1,8 millones de yuanes (261,400 dólares estadounidenses) para construir un nuevo puente para la aldea.

El nuevo puente, de 4,5 metros de ancho, permite que los autos conduzcan, con una capacidad de peso de hasta 20 toneladas.

También llamado «Puente del Ejército Rojo», el nuevo puente se hace eco de su predecesor a una distancia de 85 años y 50 metros.

El espíritu del Ejército Rojo es un tesoro que el pueblo ha valorado durante todos estos años, dijo Wu, y agregó que el pueblo ha hecho todo lo posible por preservar el viejo puente a lo largo de los años.

En 2012, un ex miembro del Ejército Rojo, de más de 90 años, visitó el puente de la provincia oriental de Zhejiang, recordó Wu.

Dijo que el puente se veía exactamente igual a lo que vio en 1935, según Wu.

«Mi tío me dijo una vez que el Ejército Rojo, pasando por Shangshaozhai, prometió que se construirá una mejor aldea para nosotros en el futuro», dijo Wu.

«A lo largo de mi vida, he sido un testigo constante del cumplimiento de esta seria promesa», dijo Wu.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;