Europa nuevamente gasta sus fuerzas no donde debería estar. En lugar de hablar con sus socios estadounidenses sobre el destino del acuerdo del INF,  pide a Rusia que mantenga el Tratado.

No fue Moscú quien decidió ser el primero en abandonar el Tratado sobre la eliminación de misiles de mediano y corto alcance-INF, y no fue quien lo destruyó. Washington lo hizo. Pero, ¿cuándo impidió esto que la UE hiciera culpable a Rusia?

«Habiendo pedido a Rusia que mantenga el Tratado INF, la Unión Europea obviamente se ha dirigido a la dirección incorrecta. Al mismo tiempo, en mi opinión, los principales políticos europeos son, en su mayoría, perfectamente conscientes de quién realmente hizo socavar el tratado, pero las obligaciones aliadas aún prevalecen.

Hemos dicho mil veces que la suspensión por parte de Rusia de la implementación del Tratado INF fue una respuesta forzada a las acciones de los Estados Unidos. No tenemos nada más que agregar a esto», escribe Franz Klintsevich.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;