En lugar de gastar unos $ 41.9 millones en ayuda humanitaria para Guatemala y Honduras, los Estados Unidos han decidido inyectar el dinero extra al líder de la oposición de Venezuela,el impostor Juan Guaido, para que pueda tomar el poder en Venezuela.

Con la campaña de Guaido para expulsar al presidente venezolano Nicolás Maduro al no ganar fuerza en los últimos meses, Washington decidió impulsar su estancado esfuerzo con $ 41.9 millones desviados de la ayuda humanitaria a Centroamérica, informó el Los Angeles Times, citando a funcionarios y una nota interna circulada. por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Un asesor del Congreso, con el conocimiento del tema, le dijo al Times que «lo que están haciendo es esencialmente tomar el dinero que ayudaría a los niños pobres de América Central y darlo para pagar los salarios de Guaido y sus funcionarios y empleados».

USAID dice que la inyección de dinero es «necesaria debido a eventos imprevistos y circunstancias excepcionales».

El dinero se destinaría a cubrir los gastos de viaje de Guaido, incluido el costo de los viajes aéreos del político opositor de trotamundos, así como el de sus aliados políticos. La nota, citada por el Times, dice que parte de la suma se usaría para pagar los salarios de Guaido y su entorno, así como para proporcionar a la oposición capacitación, apoyo técnico y propaganda de «buen gobierno».

El memorándum, que notifica a la Cámara de Representantes los planes de la administración para reutilizar unos $ 41 millones de los $ 370 millones en ayuda que se desvió permanentemente de El Salvador, Guatemala y Honduras, es el primer paso en el proceso de llevarlo a Guaido.

En marzo, los Estados Unidos redujeron toda la ayuda a las tres naciones del Triángulo del Norte, acusándolas de no haber detenido el flujo de inmigrantes ilegales a los Estados Unidos. «Honduras, Guatemala y El Salvador han tomado nuestro dinero por años y no han hecho nada», tuiteó el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en ese momento. Mientras Estados Unidos castiga a las naciones empobrecidas por no poder detener la afluencia de migrantes a la frontera de los Estados Unidos, se ha culpado a Washington de dejar a las economías de estos países en ruinas al perseguir sus propios intereses políticos y económicos en la región.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;