El presidente ruso, Vladimir Putin, llegó a la ciudad de Bratsk, en la región de Irkutsk, en el sureste de Siberia, afectado por las devastadoras inundaciones a fines del mes pasado.

El servicio de prensa del Kremlin dijo anteriormente que el líder ruso celebraría una reunión sobre las medidas para hacer frente a las consecuencias de la inundación con miembros del gobierno, jefes de agencias estatales y funcionarios locales.

«El jefe de estado también visitará las áreas afectadas por las inundaciones y los centros de alojamiento para las personas que perdieron sus hogares en las inundaciones», se lee en el comunicado.

El presidente visitó la región de Irkutsk durante la noche del 30 de junio. Después de la cumbre del G20 celebrada en Japón, llegó a la región para ver la situación con sus propios ojos. Durante esa visita, se reunió con funcionarios en Bratsk, dando numerosas instrucciones sobre la recuperación posterior al desastre y la ayuda a los afectados. El 3 de julio, Putin se reunió con funcionarios del gobierno ruso en Moscú para escuchar sus informes.

Las inundaciones sin precedentes en la región de Irkutsk a fines de junio fueron causadas por lluvias torrenciales y la nieve que se derrite en las montañas de Sayan. Se inundaron aproximadamente 11.000 viviendas y aproximadamente el mismo número de parcelas familiares, 49 instalaciones de infraestructura social y 49 tramos de autopistas en 107 poblados. Veintidós puentes de autopista fueron dañados. De acuerdo con la última actualización, la inundación se cobró 25 vidas y siete personas aún están catalogadas como desaparecidas. El estado de emergencia sigue vigente en la región.

El gobierno ruso ya ha destinado a la región alrededor de 17 mil millones de rublos (alrededor de $ 270.4 millones al tipo de cambio actual) para diversos propósitos de recuperación de desastres.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;