La compra de Turquía del sofisticado sistema ruso de defensa aérea S-400 inevitablemente generará dudas sobre su confiabilidad en la OTAN, mientras que la medida podría representar un paso hacia un cambio de eje en la política de seguridad de Ankara, dijeron analistas a Xinhua.

En respuesta a la llegada del primer grupo de misiles rusos a Turquía la semana pasada, Estados Unidos dijo el miércoles que Ankara sería expulsado del programa de aviones de combate F-35.

Washington se ha opuesto durante mucho tiempo al intento de Ankara de adquirir misiles de última generación, argumentando que los S-400 en territorio turco supondrían un riesgo para la seguridad de la OTAN.

«La membresía de Turquía en la OTAN ahora será cuestionada», dijo Cahit Armagan Dilek, director del Instituto de Turquía del siglo XXI con sede en Ankara.

«Si Turquía dejará la OTAN o no, será inevitablemente nuestro nuevo tema de discusión en los próximos días», agregó.

En medio de la amenaza de expulsión de los EE.UU. del proyecto F-35 y de las sanciones, las primeras partes del sistema ruso de misiles llegaron a la capital turca el 12 de julio. El envío de la S-400 continuó durante la semana pasada.

Los S-400 «tendrán un impacto perjudicial en la interoperabilidad de Turquía con la Alianza (OTAN)», dijo la Casa Blanca en una declaración escrita el miércoles.

La declaración también señaló que «aceptar el S-400 socava los compromisos que todos los aliados de la OTAN se hicieron entre sí para alejarse de los sistemas rusos».

«Es cierto que la decisión de Estados Unidos afectará negativamente la posición de Turquía en la OTAN», dijo Yasar Yakis, ex ministro de Relaciones Exteriores de Turquía.

Como socio de producción en el F-35, un nuevo avión de combate fabricado en los Estados Unidos, Turquía tenía previsto obtener un total de 116 de ellos y ya ha pagado 1.400 millones de dólares estadounidenses por el acuerdo.

Sin embargo, Washington ya había suspendido la entrega de aviones a Turquía el año pasado en medio de la creciente tensión entre los dos países por el S-400.

«El impacto negativo que tendrá la decisión de Estados Unidos sobre la posición de Turquía dentro de la OTAN depende de cómo las partes abordarán la próxima etapa de la crisis», dijo Yakis.

En medio del acercamiento de Turquía con Rusia y los vínculos tensos con sus aliados occidentales en los últimos años, se ha hablado mucho del cambio de eje de Ankara en los medios occidentales.

«Dado que los S-400 comenzaron a llegar a Turquía, el llamado proceso de cambio de eje ha comenzado de alguna manera», argumentó Yakis.

En caso de que continúe la confrontación con los Estados Unidos, Turquía podría posiblemente aumentar sus lazos militares y de seguridad con Rusia y China, dijo.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo recientemente que Ankara también está interesada en adquirir baterías adicionales de los S-400 y en la producción conjunta con Rusia de la versión más avanzada de los S-400, el sistema S-500, que está listo para la producción en masa como fue  anunciado por Moscú el mes pasado.

Sería altamente optimista suponer que Moscú compartiría una tecnología militar de vanguardia con un miembro de la OTAN, dijo Yakis, sin descartar la posibilidad de que Moscú pueda alentar la producción de algunas partes del sistema de misiles por parte de Ankara.

Tras la suspensión de Turquía del proyecto F-35, Moscú dijo que está listo para ofrecer sus avanzados aviones de combate SU-35 a Ankara.

Cualquier participación adicional de Ankara en la tecnología militar de alta tecnología rusa aumentaría las dudas dentro de la OTAN de que Ankara se está alejando de Occidente.

La eliminación de Turquía del proyecto F-35 cuenta con el respaldo de otros socios, la mayoría de los cuales son miembros de la OTAN, reveló una declaración de Washington.

«Los Estados Unidos y otros socios del F-35 están alineados en esta decisión de suspender a Turquía del programa», dijo Ellen Lord, subsecretaria de defensa de los Estados Unidos.

Tras la entrega de los S-400, Turquía corre el riesgo de ser aislada en la OTAN.

Es difícil decir si Turquía sería excluida de algunas reuniones cruciales de la OTAN, comentó Yakis.

«Es muy probable que la posición de Turquía dentro de la alianza ya no sea la misma después de los S-400», dijo.

«Turquía puede convertirse en miembro de la OTAN en el papel solamente», sostuvo Dilek, un ex oficial del personal militar turco.

Bien podría haber una disminución marcada en las invitaciones de la OTAN para la participación turca en operaciones conjuntas y simulacros, ya que los otros miembros de la alianza evitarían tener sus propias plataformas militares conectadas a las del ejército turco, argumentó Dilek.

Ankara concluyó el acuerdo S-400 con Moscú a fines de 2017 y obtendrá un total de dos baterías del sistema de defensa aérea por 2.500 millones de dólares.

Turquía es el primer país de la OTAN que ha adquirido el sistema ruso que puede rastrear aeronaves furtivas e involucrar a 36 objetivos a la vez en un rango de hasta 400 kilómetros.

Sin embargo, la versión S-400 que recibió Turquía tiene un rango de compromiso de solo 250 km, según algunos expertos.

«El F-35 no puede coexistir con una plataforma de recopilación de inteligencia rusa que se usará para conocer sus capacidades avanzadas», dijo la Casa Blanca.

La referencia a los impactos perjudiciales en la interoperabilidad turca y a los S-400 como plataformas de inteligencia en las declaraciones de Washington es una clara indicación del efecto negativo que los S-400 tendrán sobre Ankara en la alianza de la OTAN, comentó Dilek.

Los Estados Unidos temen que los S-400 estacionados en territorio turco puedan recopilar información valiosa sobre las características ocultas de los F-35 de quinta generación.

Washington no retiró inmediatamente a Ankara del programa F-35, pero dijo que el proceso para ese fin ya estaba iniciado.

Está previsto que el proceso de eliminación se complete a fines de marzo del 2020, cuando Lockheed Martin, el fabricante estadounidense de aviones de última generación, reemplazará a las empresas turcas en el programa de producción del F-35 con contratistas de otros países.

El tiempo permitido para la expulsión oficial de Turquía es visto como la puerta abierta a una posible reconciliación.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que una parte del sistema S-400 estaría lista para fines de año, mientras que el sistema en su totalidad estaría en pleno funcionamiento en abril del próximo año.

Las declaraciones de ambas partes con respecto a las fechas finales deben leerse como una señal de que las negociaciones continuarán entre Ankara y Washington, comentó Dilek.

La declaración de la Casa Blanca también reveló que Washington no quiere perder a un aliado clave de la OTAN. La «relación estratégica con Turquía» sigue siendo «muy valorada» por los EE.UU., dijo.

«Como aliados de la OTAN, nuestra relación es de múltiples capas, y no se centra únicamente en el F-35», se indicó en la declaración.

Si los dos aliados de la OTAN no logran resolver sus diferencias sobre los S-400 en los próximos días, también se espera que Estados Unidos imponga sanciones a Turquía, mientras que Ankara advirtió sobre las contramedidas.

«Turquía y los Estados Unidos deben primero desemocionalizarse y enfriar la crisis, y luego trabajar para establecer vínculos bilaterales sobre una base razonable y sólida con una perspectiva a largo plazo», declaró Yakis.

La retirada de Ankara de la OTAN a favor de otro bloque llevaría a «un movimiento tectónico» y cambiaría drásticamente el equilibrio de poder en la región con enormes riesgos, dijo.

Fuente