México no ve la necesidad de negociar el estatus de tercer país seguro con los Estados Unidos, ya que México avanzó en el control de la inmigración, lo cual ha sido reconocido por los Estados Unidos.

«En el área de inmigración, el secretario (del estado) Pompeo reconoció el progreso significativo de las operaciones de México en consonancia con el acuerdo del 7 de junio alcanzado entre los dos países en Washington», dijo el ministerio el domingo en un comunicado emitido después que el ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard se reuniera con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en la Ciudad de México.

Con eso en mente, el ministerio dijo que Ebrard «no considera necesario comenzar ningún tipo de negociación con respecto a un eventual acuerdo de seguridad entre terceros entre Estados Unidos y México».

El 7 de junio, los gobiernos de México y EE.UU. llegaron a un acuerdo en un intento por reducir drásticamente la afluencia de inmigrantes centroamericanos indocumentados a México para llegar a la frontera de EE.UU.

Si las medidas relacionadas fallan, los dos países deben negociar un plan que permita a la mayoría de los solicitantes de asilo migrantes buscar refugio en México, como un tercer país seguro, en lugar de los Estados Unidos, mientras que México se opone al plan.

Pompeo viajó a México para reunirse con Ebrard el domingo por la mañana sobre el tema de la inmigración, entre otros, antes de la fecha límite del 22 de julio, la mitad de un período de 90 días que México acordó reducir la migración hacia la frontera de los EE.UU. a cambio de que Washington eliminara las amenazas arancelarias a las exportaciones mexicanas.

Se informó que Pompeo reconoció el mayor progreso de México en la aplicación de la ley de inmigración para frenar los flujos de migrantes con destino a los Estados Unidos, pero señaló que aún había mucho más trabajo por hacer.

Según los medios estadounidenses, el Departamento de Seguridad Nacional de los EE.UU. registró que la cantidad de migrantes que llegan a la frontera de EE.UU. y México disminuyó un 28 por ciento en junio en comparación con mayo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de México dijo el martes que México ha logrado frenar «sustancialmente» el flujo de inmigrantes indocumentados centroamericanos que cruzan su frontera sur.

«Cuando comenzamos toda la estrategia, unas 3.000 personas ingresaron de manera irregular (sin documentos). Ahora, unas 400 a 500 están ingresando», dijo Maximiliano Reyes, viceministro de Relaciones Exteriores de América Latina y el Caribe.

México ha incrementado la seguridad en su frontera con Guatemala y sus nuevas tropas de la Guardia Nacional se desplegaron en la zona fronteriza para salvaguardar los puntos de entrada que fueron cada vez más abrumados por los migrantes.

Mientras tanto, el país también encabeza una estrategia de desarrollo para abordar el problema de la pobreza que hace abandonar a los centroamericanos sus hogares.

Durante su reunión del domingo, Ebrard también discutió otros temas de la preocupación de México por Pompeo, entre ellos instar a Estados Unidos a que ayude a detener el flujo de armas ilegales hacia México, especialmente en los puntos fronterizos.

Después de su breve visita a México, Pompeo se dirigió a El Salvador para pedirle al país que bloquee la ola de migrantes en un intento por cumplir las promesas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de frenar a los migrantes de América Central a los Estados Unidos.

Trump se comprometió a construir un muro en la frontera sur de los EE.UU. con México y ha estado luchando con el Congreso de los EE.UU. para obtener fondos para construir el muro. Incluso dijo que quería que México lo pagara.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;