El general libio renegado Khalifa Haftar ha afirmado que sus fuerzas «pronto» capturarán la capital, Trípoli, incluso cuando no han podido avanzar durante casi toda la duración de su ofensiva.

«La bandera de la victoria pronto se levantará en nuestra capital (…) El encuentro con la victoria está muy cerca del objetivo por el que se han sacrificado tantas vidas», dijo Haftar en un discurso emitido por las emisoras de televisión locales el miércoles.

Llamando a las fuerzas gubernamentales «terroristas», afirmó, «obtuvimos una victoria sobre los terroristas, sus partidarios y todos los que tomaron las armas contra los civiles para hacer de Trípoli una ciudad segura para sus residentes y quienes ingresan en ella».

Al encabezar un grupo de milicias, Haftar lanzó una ofensiva en Trípoli el 4 de abril para arrebatar el control de la capital, pero sus grupos armados no violaron las defensas del sur de la ciudad.

Desde entonces, los combates han dejado al menos 1.000 muertos, más de 5.750 heridos y más de 100.000 desplazados, según la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas (ONU).

El general renegado ha desafiado una tregua de la ONU, ordenando a su milicia que no ceda en su ofensiva.

El lunes pasado, las fuerzas de Haftar anunciaron otra «hora cero» para tomar la capital, pero fallaron.

En su ofensiva, Haftar cuenta con el apoyo de los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Egipto. Francia también le ofrece algo de apoyo político.

Libia se hundió en el caos en 2011, cuando un levantamiento popular y una intervención de la OTAN llevaron al derrocamiento del dictador de larga data Muammar Gaddafi y su ejecución por combatientes ingobernables.

Su expulsión creó un enorme vacío de poder, lo que llevó al caos y al surgimiento de numerosos grupos militantes, incluido el grupo terrorista Daesh.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;