La empresa privada i-Space con sede en Beijing lanzó el jueves un cohete portador con una carga útil en órbita, lo que marca la primera misión orbital exitosa de la industria espacial comercial de ese país.

El cohete propulsor sólido, llamado SQX-1 Y1, la nave más grande y poderosa construida por la compañía espacial, despegó del Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan en el noroeste de China a la 1 p.m. hora local.

El cohete lanzó en órbita dos satélites, uno de la compañía estatal de alta tecnología China Aerospace Science and Industry Corp y el otro del Instituto de Tecnología de Beijing, así como varias cargas útiles experimentales.

«El éxito inició un nuevo capítulo para la industria aeroespacial privada de China», escribió i-Space, anunciando el éxito de la misión.

El lanzamiento se considera un logro histórico para el sector espacial comercial de China, ya que las misiones anteriores de otras empresas locales locales, LandSpace y One-Space, fracasaron. El primer vehículo Zhuque-1 fue el primer intento de lanzamiento orbital de una empresa china privada.

Sin embargo, la misión, lanzada en octubre de 2018, fracasó después de que el cohete sufriera una falla en la tercera etapa. Varios meses después, OneSpace tampoco logró poner un satélite en órbita a bordo de su cohete OS-M1.
En 2014, el gobierno chino comenzó a alentar el capital privado para invertir en la industria espacial. Dos años después, el Consejo de Estado del país emitió un libro blanco, que calificó a la industria espacial como «una parte importante de la estrategia de desarrollo general de la nación».

Beijing ha estado avanzando en la carrera espacial en los últimos años. Como parte de su ambicioso programa de exploración lunar, la misión Chang’e-4 aterrizó con éxito en el otro lado de la Luna en enero. China también quiere profundizar en el espacio el año que viene, ya que se prepara para lanzar su primer vehículo de Marte.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;