El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, por primera vez desde que asumió el cargo en enero de 2019, habló sobre la visión de su país para la presidencia del grupo BRICS y las relaciones con Rusia, subraya el periódico ruso Rossiyskaya Gazeta.

El futuro del BRICS

La cuestión del futuro del bloque BRICS se planteó de manera bastante aguda después de las elecciones presidenciales en Brasil. En los primeros días después de su victoria, Jair Bolsonaro anunció un nuevo curso para el país orientado a Estados Unidos.

Brasil también fue el único país del BRICS que reconoció la legitimidad del líder opositor Juan Guaidó como jefe de estado en Venezuela después de un intento de golpe.

Sin embargo, las nuevas autoridades se están convenciendo de que los BRICS, y especialmente sus instituciones financieras, son una herramienta eficaz para el desarrollo de su propia economía.

“Tengo muchas conversaciones profundas con mi equipo económico sobre el BRICS. Y pronto tendremos más detalles”, dijo Bolsonaro en una entrevista con los medios.

Más tarde, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil explicó que la preparación de la cumbre del grupo BRICS, que se celebrará en noviembre de 2019, está en pleno apogeo.

Dadas las diferencias entre los países del bloque en una serie de temas en la agenda internacional, la cooperación dentro de los BRICS está adquiriendo matices más pragmáticos. Los países cooperan en 30 áreas diferentes, desde la lucha contra el terrorismo hasta los intercambios culturales. Para noviembre, está previsto celebrar cien reuniones sobre una amplia gama de temas en todos los niveles.

Cooperación con Rusia

Jair Bolsonaro expresó su voluntad de continuar la cooperación bilateral con Rusia, que se ha desarrollado dinámicamente en los últimos años. Brasil es uno de los mayores proveedores de productos agrícolas para el mercado ruso. Por su parte, Rusia es uno de los principales importadores de fertilizantes minerales para agricultores y granjas brasileñas. También hay proyectos conjuntos en el campo de la energía, el espacio, el equipamiento militar y la energía nuclear.

“Brasil está abierto a la cooperación económica, dispuesto a negociar y fortalecer las relaciones con todos. No tenemos los antecedentes ideológicos que solíamos tener antes, ni las preferencias de ningún país. Estamos abiertos a comerciar con todos, y Rusia es bienvenida”, dijo sin ironía, considerando que sus políticas hacia Cuba y Venezuela están guiadas por una ideología neoconservadora.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;