El quinto suicidio entre la policía de Nueva York en los últimos dos meses ha llevado al comisionado James O’Neill a hablar nuevamente sobre la creciente «crisis de salud mental» y recordar a los oficiales que no hay vergüenza en buscar ayuda.

Un sargento de la policía fue encontrado muerto el sábado por una aparente herida de bala autoinfligida en Staten Island, en lo que se ha convertido en el séptimo caso de suicidio entre los oficiales experimentados y novatos de la policía de Nueva York desde principios de año.

El 5 de junio, el subjefe Steven Silks, de 62 años, a pocos días de su retiro, fue encontrado muerto en un coche de policía en Queens. Un día después, el detective Joseph Calabrese, de 58 años, fue encontrado muerto en Plum Beach, en Brooklyn. Varios días después, un oficial de 29 años se suicidó, mientras que un oficial veterano de la policía de 53 años fue encontrado muerto a fin de mes.

El Comisionado O’Neill declaró una «crisis de salud mental» luego de la tercera muerte, ya que su departamento tuvo un promedio de «solo» cuatro a cinco suicidios en los últimos años. Tras el último incidente, O’Neill una vez más instó a los oficiales a que nunca se avergonzaran de buscar ayuda en caso de algún problema, enfatizando que «está bien sentirse vulnerable».

Sin embargo, aunque «la búsqueda de ayuda es una fortaleza», según el comisionado, los estudios sugieren que la mayoría de los oficiales evitan hablar sobre sus luchas y temores debido a la percepción de un estigma social y el temor de perder su trabajo. Un 78 por ciento de los oficiales de policía de Nueva York enfrentaron «estrés crítico» en el trabajo, mostró una encuesta realizada por NBC. Para 68, resultó en «problemas emocionales no resueltos», mientras que el 16 por ciento incluso pensó en suicidarse. Los oficiales de policía y los bomberos enfrentan un mayor riesgo de suicidio, según un estudio realizado en 2018 por la Fundación de la Familia Ruderman, al mismo tiempo que enfatizan el problema de la «vergüenza y el estigma».

En total, a lo largo de los Estados Unidos, más de 100 policías se quitaron la vida desde principios de año, mientras que el año pasado vio al menos 167 suicidios, pero el problema, por supuesto, no se limita a los Estados Unidos.

En abril, un sindicato de la policía francesa lamentó un aumento en los suicidios dentro de las filas de los agentes de la ley, que fue acusado de agobiantes agendas, agotamiento y aumento de las tensiones causadas por las manifestaciones de protesta semanales y años de mayor amenaza terrorista.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;