La opción de Bolivia con vista a los comicios generales del 20 de octubre es la de convertirse en potencia económica o dar marcha atrás como el cangrejo, afirmó el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

En opinión del titular, con Evo Morales como presidente hasta 2025 el Estado Plurinacional tiene el destino de convertirse en la mayor potencia de América Latina.

‘Hasta el 2025 queridos compañeros, vamos a desterrar este flagelo de la extrema pobreza, pero no solamente eso, vamos mejorar las condiciones y la calidad de vida como estamos haciendo ahora’, aseguró Quintana en una conferencia ante mineros, mujeres trabajadoras y jóvenes en Huanuni, departamento de Oruro.

Al explicar que el concepto de potencia guarda relación con el tamaño del país, la población y el alcance de su economía, agregó que un nuevo mandato de Morales permitirá un mejoramiento del acceso a la salud, la cobertura en agua potable, gas y energía.

En términos numéricos, describió que hasta 2025, año del bicentenario de Bolivia, con Morales a la cabeza el país reducirá la pobreza extrema al cinco por ciento, y será el primer país de Latinoamérica en desterrar ese flagelo.

Solo a través del programa Bolivia Cambia Evo Cumple, se ejecutaron entre 2007 y julio de 2018 un total de ocho mil 797 obras en las áreas de educación, deportes, vial, productiva, saneamiento básico y riego, así como en infraestructuras sociales y de salud.

La nación sudamericana pasó a ser, además, líder de la región en crecimiento económico, como resultado de la nacionalización de sus recursos naturales.

El producto interno bruto de Bolivia era de nueve mil 574 millones de dólares en 2005, y en 2018 cerró en más de 40 mil millones de esa moneda, mientras que la tasa de crecimiento económico del Estado plurinacional fue del 4,7 por ciento, uno de los más altos del continente, según organismos internacionales.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe confirmó que el país andino amazónico logró estos indicadores con un endeudamiento respecto al producto interno bruto (PIB) inferior (33 por ciento) al promedio de la región (41 puntos porcentuales).

De manera contrastante con estos indicadores, Quintana advirtió que sectores de la oposición pretenden sepultar la economía del país con un disfraz ambientalista.

Al criticar el programa electoral presentado por el candidato a la presidencia de la alianza Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, advirtió que la derecha va a volver a tratar de sepultar la economía minera como lo hizo en el pasado el expresidente Víctor Paz con la relocalización de los mineros.

Explicó Quintana que el programa de Mesa propone cambiar la matriz económica de Bolivia para pasar en la próxima década ‘del extractivismo a la economía verde’.

‘Quieren hacer desaparecer la economía del hierro, del litio, del estaño, del wolfran, del zinc. No hay mayor impostor que aquel que predica lo que es incapaz de hacer’, sostuvo tras aclarar que el modelo económico plural del proceso que lidera Morales es compatible con el medio ambiente.

Recordó Quintana que Carlos Mesa y el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, del que fue vicepresidente (2002-2003), fueron los máximos artífices de una economía dependiente, basada en la entrega de los recursos naturales a manos extranjeras y en el saqueo de la riqueza nacional.

En este contexto, concluyó el ministro que la derecha pretende nuevamente reeditar el discurso y volver al neoliberalismo para transformar a Bolivia en un mercado para que todo aquello que el país no sea capaz de producir venga del extranjero.

Según la primera encuesta nacional realizada por Ciesmori para la cadena multimedia El Deber, Morales (37 por ciento) supera al ocupante del segundo lugar y representante de CC, Carlos Mesa (26 puntos porcentuales), su más cercano adversario.

Ubicado en tercera posición con nueve unidades sobre 100 se encuentra Ã’scar Ortiz, de la Alianza Bolivia Dijo No (BDN); cuarto marcha Víctor Hugo Cárdenas (tres por ciento), de Unidad Cívica Solidaridad (UCS), y el resto de los aspirantes no superan el uno por ciento en la intención de votos.

De acuerdo con el estudio de Ciesmori, los votos en blanco y nulos suman 12 puntos sobre 100, un seis por ciento de los encuestados no saben por quién votar, no reveló su decisión un dos por ciento y el uno por ciento no contestó.

Realizado entre el 12 y el 18 de julio en todas las ciudades capitales y el área rural de los nueve departamentos del Estado Plurinacional, el estudio incluyó 2015 entrevistas con un 2,2 por ciento de margen de error.

La ventaja que mantiene en las encuestas el presidente Evo Morales sobre su más cercano rival de cara a su reelección, aporta más credibilidad a las denuncias de injerencia de Estados Unidos para unificar el voto opositor y de vínculos entre estos sectores y representantes de la oligarquía norteamericana, según alertó esta semana el diputado del Movimiento Al Socialismo Lino Cárdenas.

«>Fuente

Etiquetas: ; ;