El Instituto Lula, organizador del Memorial de la Democracia en Brasil, repudia hoy declaraciones del presidente Jair Bolsonaro, quien admitió que sabía con detalle cómo se torturaba y mataba durante la dictadura militar (1964-1985).

Este lunes, Bolsonaro declaró a periodistas que relataría a Felipe Santa Cruz, presidente de la Orden de Abogados de Brasil (OAB), cómo murió su padre.

Felipe es hijo de Fernando Augusto Santa Cruz de Oliveira, desaparecido en Río de Janeiro en febrero de 1974 durante el régimen castrense.

‘¿Quién es esa OAB? Si un día el presidente de la OAB quiere saber cómo su padre desapareció en el período militar, se lo cuento. No va a querer oír la verdad. Yo se lo cuento’, afirmó el político de extrema derecha.

Felipe Santa Cruz comentó al respecto en redes sociales: ‘Mi abuela acaba de fallecer a los 105 años sin saber cómo su hijo fue asesinado. Si el presidente sabe por vivencia tanto sobre ese caso y de los de todos los demás desaparecidos, nuestras familias quieren saber’.

Ante la confesión de Bolsonaro, el Instituto Lula ratifica en una nota que ‘es solidario con las familias de los muertos, torturados y desaparecidos a lo largo de nuestra historia, especialmente en la dictadura militar’.

Lamenta que el presidente, quien ‘juró defender y cumplir con la Constitución Federal, ofenda y no respete la dignidad de la persona humana y la memoria de los muertos’.

Finalmente, la fundación suprapartidaria y sin fines de lucro rechaza las declaraciones de Bolsonaro y remarca que seguirá ‘defendiendo la transparencia con respecto a los crímenes de la dictadura militar y el derecho a la memoria’.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;