Londres, junto con los Estados Unidos y otros estados occidentales, ha acusado repetidamente a Moscú de usar plataformas de redes sociales para sembrar discordia y división en Occidente, sin presentar pruebas para corroborar las afirmaciones. Rusia ha negado estas acusaciones en múltiples ocasiones.

El ejército británico decidió reunir expertos en guerra cibernética e inteligencia para formar una 6ta división de 14,500 miembros que se centrará en contrarrestar la supuesta «actividad maligna» de Rusia en línea, así como las amenazas cibernéticas provenientes de grupos como Daesh *, informó The Telegraph.

Según el comandante del teniente general del ejército de campo Ivan Jones, citado por el periódico, la nueva fuerza se involucrará en una «guerra de información» en un intento por influir no solo en los adversarios británicos, sino también en la opinión pública. Jones mencionó escándalos recientes que involucraron a un contingente del Reino Unido en Croacia como justificación de la medida. Según los informes de los medios croatas, algunos militares británicos habían intentado sin éxito secuestrar a un menor y fueron confrontados por residentes locales.

«Lo que sucedió fue que un puñado de incidentes que ocurrieron después del ejercicio, historias lamentables de soldados acusados ​​de vandalismo u orinar en público, fueron exagerados en línea a nivel local y comenzaron a aparecer en los medios locales. Necesitamos personas en el terreno de la nueva 6ta Div. quién puede contrarrestar eso rápidamente «, dijo Jones.

La Sexta División no solo reaccionará a los «ataques» contra el Reino Unido en las redes sociales, sino que también realizará sus propias ofensivas «proactivas», señaló The Telegraph. El medio de comunicación citó fuentes del ejército no identificadas, que afirmaron que las campañas de desinformación deliberadas, que se organizaron en territorios controlados por Daesh * en el pasado, produjeron un «gran efecto» en dañar las posiciones de la organización terrorista, pero no dieron detalles.

Jones declaró que la nueva formación del ejército operaría «por encima y por debajo del umbral del conflicto convencional», ya que, según él, los límites entre la guerra convencional y la no convencional se han vuelto apenas distinguibles.

Acusaciones del Reino Unido contra los medios rusos
El Reino Unido, junto con muchos otros estados occidentales, ha acusado repetidamente a Rusia de organizar campañas de desinformación en plataformas de medios sociales y regulares, aunque Moscú ha negado repetidamente hacerlo, señalando que no se presentaron pruebas creíbles para justificar tales afirmaciones. Londres, en particular, afirmó que Moscú había utilizado trolls de internet para afectar el resultado del referéndum Brexit.

La investigación de estos reclamos, sin embargo, no arrojó pruebas con el entonces Secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, diciendo que no se encontraron signos de que Rusia se haya entrometido en la votación de 2016. Además, las investigaciones internas de Facebook y Twitter tampoco revelaron ninguna campaña organizada que afecte el resultado del referéndum Brexit.

El último movimiento contra los medios rusos involucró al Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido que negó la acreditación al Sputnik y RT para la Conferencia Global para la Libertad de los Medios por supuestamente «difundir desinformación». Moscú criticó la decisión argumentando que es imposible llevar a cabo una conferencia sobre la libertad de los medios, al tiempo que prohíbe a los periodistas al mismo tiempo.

En un incidente separado, el regulador de transmisión británico Ofcom impuso una multa a RT con sede en Rusia por presuntamente infringir las reglas al «no preservar la debida imparcialidad» en sus programas de noticias.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;