La semana pasada, Estados Unidos invitó a Australia, Francia, Alemania, Japón, Noruega, Corea del Sur, el Reino Unido y varios otros países a unirse a una misión de protección marítima en la región del Golfo Pérsico para contrarrestar a Irán.

Tokio no enviará barcos para unirse a la fuerza marítima liderada por Estados Unidos para proteger a los petroleros en el Estrecho de Ormuz en medio de una escalada de tensiones entre Teherán y Washington, informó Mainichi Shimbun de Japón. Según el periódico, sin embargo, Japón puede enviar buques de guerra de forma independiente para proteger sus buques en la región.

«Estamos monitoreando de cerca la situación y continuamos recolectando información mientras trabajamos estrechamente con Estados Unidos y otros países», explicó el secretario jefe del gabinete japonés, Yoshihide Suga.

Japón no es el primer país en negarse a enviar sus fuerzas para unirse a la misión propuesta por Estados Unidos. Alemania descartó su participación, Bélgica y Noruega dudan, mientras que Londres anunció que el Reino Unido había planeado su propia coalición de protección marítima liderada por Europa.

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica detuvo previamente al petrolero británico Stena Impero por presuntas violaciones de las leyes marítimas, alegando que había ignorado las advertencias, apagó su dispositivo de posicionamiento y chocó con un barco pesquero iraní.

El incidente se produjo apenas unas semanas después de que el territorio británico de ultramar de Gibraltar, ayudado por los Royal Marines del Reino Unido, detuviera al superpetrolero iraní Grace 1, alegando que estaba transfiriendo petróleo crudo a Siria en violación de las sanciones de la UE, lo que Teherán negó.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;