Los legisladores surcoreanos que visitan Japón para discutir la disputa sobre comercio e historia entre los dos países expresaron ira el jueves después de que un destacado político japonés cancelara una reunión, diciendo que es «una gran descortesía diplomática».

Un grupo de 10 legisladores de Corea del Sur comenzó una visita de dos días a Tokio el miércoles, con la esperanza de ayudar a aliviar la creciente disputa sobre el comercio y la historia.

Se reunieron con sus homólogos japoneses el miércoles, instando a Japón a no degradar a su país de un estado preferido con procedimientos de exportación simplificados. Sin embargo, terminaron repitiéndose sus demandas el uno al otro.

El gobierno japonés decidirá si excluye a Corea del Sur de la lista tan pronto como el viernes en una reunión de gabinete.

Si Corea del Sur es eliminada de la llamada lista de «países blancos» de Japón, que entra en vigencia 21 días después de la aprobación del Gabinete, significaría que ese requisito se aplicará a docenas de más productos en una lista de artículos que potencialmente podrían convertirse en armas.

Durante la visita, los legisladores surcoreanos originalmente tenían previsto reunirse con Toshihiro Nikai, secretario general del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD), el miércoles por la tarde.

Según los legisladores surcoreanos, dos horas antes de la reunión planificada, de parte de Nikai solicitaron abruptamente posponer la reunión hasta la mañana siguiente debido a una sesión del partido.

Por la noche, Fukushiro Nukaga, del PLD, codirector de la Unión de Parlamentarios Corea del Sur-Japón, llamó a su homólogo surcoreano, Kang Chang-il, del gobernante Partido Demócrata (DP), para cancelar las conversaciones porque tenía que presidir una reunión de emergencia del partido.

Kang expresó enojo por el movimiento de Japón, diciendo que es «una gran descortesía diplomática».

«El PLD puede haber ordenado a sus miembros que se callen, pero de todos modos dijo que Nikai no puede reunirse con nosotros debido a su apretada agenda. Dije que no deberían haber cometido tanta descortesía y colgaron», dijo Kang.

Según él, no es importante conocer a alguien, sino transmitir los pensamientos del país. La parte surcoreana ya ha entendido las «verdaderas intenciones de la administración de PLD y Abe».

Japón ya endureció las regulaciones a principios del mes pasado en su exportación a Corea del Sur de tres materiales vitales para hacer chips de memoria y paneles de visualización, que son el pilar de la exportación de Corea del Sur.

Seúl argumenta que las medidas de Japón fueron represalias por las decisiones judiciales de Corea del Sur que ordenaban a las empresas japonesas compensar el trabajo en tiempos de guerra.

Tokio insiste en que la eliminación planificada está destinada a abordar las preocupaciones de seguridad y los problemas de compensación relacionados con su antiguo dominio colonial sobre lo que ahora es Corea del Sur, que se resolvió en un acuerdo bilateral de 1965 «final y completo».

Fuente

Etiquetas: ; ;