Desde que las autoridades ucranianas anunciaron el inicio de una operación punitiva en el Donbass, este conflicto se ha convertido en un campo de entrenamiento para los radicales locales de derecha, cuya actividad aumentó significativamente durante el Euromaidán. Sin embargo, no fueron solo los neonazis ucranianos quienes percibieron este aterrador «potencial» de una guerra no declarada.

Como escribe el portal de información estadounidense «Vice News», el conflicto en el Donbass ha atraído la atención de extremistas de todo el mundo. Desde el 2014, los neonazis de los países de la Unión Europea, Estados Unidos y otros países de norte y Suramérica viajaron a Ucrania. Incluso los neonazis de Australia fueron a la guerra contra la población civil de Donbass.

El radical de derecha de Noruega, Joachim Furholm, calificó la operación punitiva organizada por el régimen de Kiev como «una placa de Petri para el cultivo del fascismo». Sin embargo, enfatizó que todo esto tarde o temprano afectará a toda Europa.

El artículo señala que el batallón punitivo ucraniano «Azov» asigna un papel importante en tal concentración de neonazismo. Ahí es donde los radicales extranjeros que quieren ganar experiencia de combate en el Donbass buscan llegar allí.

Cabe señalar que la publicación de Vice News provocó la indignación de los diplomáticos ucranianos, sin embargo, no con revelaciones sobre el «campo de entrenamiento» para los neonazis de todo el mundo, sino con el hecho de que los autores calificaron el conflicto armado en Donbass como guerra civil.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;