El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, expresó el viernes su «profundo pesar» por la finalización del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) entre Estados Unidos y Rusia.

Stephane Dujarric, su portavoz, dijo en un comunicado que Guterres ha pedido constantemente a las dos partes que resuelvan sus diferencias a través de los mecanismos de consulta previstos en el tratado y lamenta que no hayan podido hacerlo.

Señala que, en el actual entorno de seguridad internacional en deterioro, los acuerdos de desarme y control de armas previamente acordados están cada vez más amenazados, según el comunicado.

El secretario general enfatiza la necesidad de evitar desarrollos desestabilizadores y buscar urgentemente un acuerdo sobre un nuevo camino común para el control internacional de armas, dijo.

Pide a Rusia y Estados Unidos que extiendan el New START, un tratado que impone límites al número de ojivas y lanzadores nucleares de largo alcance de EE.UU. y Rusia, y que emprendan negociaciones sobre nuevas medidas de control de armas, agregó.

A principios de julio, el presidente ruso Vladimir Putin firmó un proyecto de ley, suspendiendo la participación del país en el Tratado INF.

La decisión se tomó en respuesta a la retirada de los Estados Unidos del pacto clave de control de armas, que fue firmado por la Unión Soviética y los Estados Unidos en 1987.

La retirada de los Estados Unidos entró en vigencia ayer viernes, seis meses después de que Washington anunció su intención de suspender sus obligaciones convencionales.

Moscú y Washington se acusaron mutuamente de violar el acuerdo en los últimos años en medio de crecientes tensiones.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;