La campaña a gran escala organizada por los demócratas estadounidenses al tratar de ligar al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, con el Kremlin y acusar a Rusia de interferir en el proceso electoral fracasó miserablemente, pero la cuenta real de toda esta historia resultó ser de casi $ 32 millones.

Los datos relevantes fueron publicados en un informe del aparato del ex Fiscal Especial Robert Muller.

Por lo tanto, los contribuyentes estadounidenses durante dos años, desde mayo del 2017 hasta mayo del 2019, proporcionaron el pago de salarios a los funcionarios del equipo de Mueller por un monto total de $ 9.7 millones.

Se asignaron $3.1 millones del presupuesto estatal para alquilar espacio de oficina, pagar servicios públicos y comunicaciones. Se gastaron 1,6 millones de dólares en varios viajes de funcionarios, y otros 902 mil se gastaron en servicios contractuales, en particular en relación con la transferencia de información.

19 abogados trabajaron en el equipo de Robert Mueller, además, el fiscal especial a menudo recurría a 40 agentes de la Oficina Federal de Investigaciones, auditores judiciales y otros expertos en busca de ayuda.

Como News Front informó anteriormente, después de años de escándalos y acusaciones sin fundamento en el caso de la llamada «interferencia rusa», en abril, el Fiscal Especial Mueller presentó el informe final de su investigación al público, que, sin embargo, no contenía ningún argumento constructivo sobre la existencia de «conspiración» entre Moscú y Trump. Más tarde, el presidente estadounidense inició su propia investigación sobre los orígenes de la «Trama rusa», confiándola al Fiscal General de los Estados Unidos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;