Ricardo Galvao, el jefe despedido de la agencia de investigación espacial de Brasil, dijo el sábado que la tendencia a una fuerte deforestación era innegable, un día después de que fue despedido luego de una disputa pública con el presidente Jair Bolsonaro sobre los datos publicados por la agencia.

«No hay la menor duda», dijo a Reuters cuando se le preguntó si los datos apuntaban a una tendencia a un aumento significativo de la deforestación. «Nuestros datos son absolutamente correctos».

El despido de Galvao, un físico respetado y miembro de la Academia de Ciencias de Brasil, envió ondas de choque a través de la comunidad científica del país.

Los ambientalistas también lo han visto como un ataque peligroso contra uno de los pilares clave de la lucha de Brasil contra el cambio climático: el uso de datos de imágenes satelitales para medir y combatir la deforestación en la selva amazónica.

La preservación de la Amazonía, la selva tropical más grande del mundo, se considera vital en el intento de frenar el calentamiento global debido a su capacidad masiva de absorber carbono del aire.

«No ofrecí mi renuncia», dijo Galvao cuando se le preguntó si había saltado o si había sido empujado.

Las estadísticas preliminares de la agencia de investigación espacial INPE mostraron un aumento del 88% en la deforestación de junio en la selva amazónica en comparación con el mismo mes del año pasado. Los datos del 1 al 25 de julio, el último disponible, registraron 1,864 kilómetros cuadrados de deforestación, más del triple de la cantidad en el mes de julio del año pasado.

Bolsonaro y su ministro de medio ambiente, Ricardo Salles, han tenido problemas con esta interpretación de los números producidos por un sistema conocido como DETER, diciendo que no deberían usarse para medir los aumentos mes por mes, sino solo como datos indicativos para ayudar a los equipos de aplicación operaciones contra la tala ilegal y la quema en un área tres veces mayor que la de Europa occidental.

El gobierno ha dicho que solo los datos anuales consolidados, conocidos como PRODES, deben usarse para calcular los aumentos en la deforestación.

Galvao acordó que los datos DETER no deberían usarse para comparar un mes con el siguiente porque no era perfectamente capaz de diferenciar exactamente cuándo ocurrió la deforestación, pero enfatizó que esto no significaba que la deforestación detectada por el sistema no estaba ocurriendo.

De hecho, la realidad probablemente fue peor según Galvao. «Históricamente, los números DETER son mucho más bajos que PRODES», dijo.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;