Había 40.3 millones de personas viviendo en condiciones de esclavitud en 2018, en su mayoría mujeres, según muestra un informe reciente de la Iniciativa Walk Free. Los investigadores dicen que la esclavitud no terminó con la abolición en el siglo XIX, sino que simplemente cambió de forma.

La iniciativa lleva a cabo una investigación para construir la base de evidencia más completa del mundo de la esclavitud moderna. Si bien no existe una definición legal oficial de la esclavitud moderna, la ONU la describe como la condición de las personas cuyo trabajo «se realiza involuntariamente y bajo la amenaza de cualquier pena». La organización y sus estados miembros se comprometieron a eliminar la esclavitud para 2030, junto con la trata de personas, el trabajo forzado y el trabajo infantil.

Según Walk Free, la esclavitud moderna está aumentando, particularmente en las cadenas de suministro de las empresas.

Muchos países que suministran bienes de consumo tienen un alto porcentaje de personas que trabajan en condiciones de esclavitud, soportando largos turnos y condiciones agotadoras sin la opción de irse. Las industrias de la moda y la tecnología son los principales sectores conocidos por su uso del trabajo forzoso.

Estados Unidos importa el mayor volumen de bienes que se hacen con mano de obra esclava en algún momento antes de llegar al consumidor, según el informe. Esto sucede a pesar de los esfuerzos y las leyes aprobadas para abordar el fenómeno.

«La explotación laboral es un espectro», dijo Bryant, y agregó que cuanto más matizada es la práctica abusiva, más difícil es definirla y controlarla. La falta de educación entre las personas en riesgo de explotación es otro elemento importante que falta, según el investigador.

«Vemos casos en que las personas han sido explotadas y no se dieron cuenta de que estaban en condiciones de esclavitud», dijo.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;