Proporcionar armas a Irán es lo mejor que Rusia puede hacer para ayudar al país persa, especialmente ahora que la posibilidad de que Estados Unidos y sus aliados realicen maniobras conjuntas en la región está creciendo. ¿Cómo podría Moscú ayudar a Teherán por mar y tierra? Ilia Kramnik pregunta en el periódico Izvestia.

Hoy, la mayor parte de la cooperación técnico-militar con Irán está bloqueada por la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que planea mantener el régimen de sanciones para evitar el suministro de cantidades significativas de armas y equipo militar a Irán.

«No hay duda de que Estados Unidos intentará bloquear la cooperación técnico-militar de otros países con Irán incluso después de esa fecha [2020], pero es obvio que dicha propuesta de Washington no tiene opción de ser aprobada por el Consejo de Seguridad”, dijo Kramnik, recordando que Rusia está en el Consejo.

Dadas las visitas regulares de los líderes militares iraníes a Rusia, Kramnik asume que las negociaciones sobre suministros militares y su contenido ya están en marcha.

El ejército iraní está desactualizado

Las necesidades militares de las Fuerzas Armadas iraníes se resumen en la frase «dame todo lo que tienes», según Kramnik: «las sanciones a largo plazo han llevado a que la mayoría del arsenal militar esté compuesto por armas de la década de 1960 y 1980, y las importaciones modernas o el desarrollo de modelos de fabricación propia son raros», explicó.

Entonces, en general, Irán se está enfocando en reacondicionar «sistemas de defensa aérea, tanto de combate como de detección, control y comunicaciones», dijo. Las entregas de los sistemas rusos S-300 y la presencia de los sistemas Bavar-373 en las Fuerzas de Defensa Aérea de Irán son ejemplos. También hay esfuerzos para desempolvar la Fuerza Aérea y los sistemas de misiles, que permiten contrarrestar las armadas de los países de la OTAN frente a las costas de Irán. Kramnik no descarta que el país persa también esté interesado en comprar los cazas rusos Su-30.

Reacondicionar y actualizar las armas iraníes lleva tiempo. «Incluso sin tener en cuenta el hecho de que todavía queda un año antes de que se levante oficialmente la prohibición del suministro de sistemas de armas a Irán y nadie garantiza que Estados Unidos no termine llevando a cabo una operación militar antes», dice Kramnik .

«Dada la situación política en la región, la respuesta de Rusia y China podría ser proporcionar apoyo militar a Irán en el contexto de la operación estadounidense ya iniciada, y luego nos centraríamos principalmente en el suministro de armas y equipos», agrega.

Sin embargo, es difícil predecir la escala y las consecuencias de un conflicto de esta naturaleza. También es predecible si llevar a cabo maniobras ruso-iraníes es suficiente para excluir la opción de resolver el conflicto por medios militares.

Sea como fuere, por ahora la Armada rusa patrulla regularmente el Océano Índico, aunque en los últimos años la frecuencia de estas visitas ha disminuido porque también lo ha hecho la piratería en el Cuerno de África.

La cooperación con Irán se implementa principalmente en el Mar Caspio: los barcos y los barcos de la Flotilla Rusa del Mar Caspio visitan regularmente el puerto iraní de Bandar Anzali. Sin embargo, a pesar de la creciente importancia de esa flotilla rusa, especialmente durante la guerra siria, esta cooperación no ha ido más allá de la política regional. Las posibles maniobras conjuntas en la parte norte del Océano Índico, especialmente cerca del Estrecho de Ormuz, «ya son un asunto más serio», dijo.

Fuente

Etiquetas: ; ;