El gobierno federal de EE.UU. está tratando el tiroteo masivo en el estado de Texas de EE.UU. ocurrido el sábado, que mató al menos a 20 personas, como un caso de terrorismo interno, dijo el domingo un abogado estadounidense.

«Estamos tratando esto como un caso de terrorismo doméstico», dijo John Bash, bogado estadounidense para el Distrito Oeste de Texas, en una conferencia de prensa.

«Estamos llevando a cabo una investigación metódica con nuestros socios, pero con miras a presentar cargos federales por delitos de odio y cargos federales por armas de fuego que conllevan a pena de muerte», dijo Bash.

El ataque en la ciudad fronteriza de El Paso en Texas dejó 20 personas muertas y 26 heridas. Un hombre blanco de 21 años ha sido arrestado.

«Ha sido devastador para la comunidad», dijo Bash, quien vivió allí cuando era muy joven.

«Y vamos a hacer lo que hacemos con los terroristas en este país: ofrecer justicia rápida y segura», agregó Bash.

Según el jefe de policía de El Paso, Greg Allen, el sospechoso bajo custodia ha estado «cooperando» con la investigación hasta el momento.

«Básicamente no retuvo nada. Se hicieron preguntas particulares y respondió».

Al explicar la situación cuando el sospechoso fue detenido, Allen dijo que el sospechoso se rindió cuando vio a los agentes de la ley acercarse. «Eso estaba en el lado oeste más alejado del lugar del tiroteo», dijo.

Cuando se le pidió que describiera la escena del tiroteo, Allen dijo: «No hay palabras que pueda decir para hablar algo así. Tiene que verlo por sí mismo».

«Dejaría una impresión que nunca olvidarás», agregó.

Los líderes de la comunidad local han organizado una vigilia de oración en El Paso para que los ciudadanos se reúnan en este momento difícil.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;