Seis exministros de Salud Pública denuncian en un manifiesto que el gobierno de Jair Bolsonaro desmantela hoy la atención sanitaria a favor de intereses privados, con consecuencias incalculables para el bienestar de la mayoría de los brasileños.

‘La salud como un valor solidario, el derecho de ciudadanía y el deber del Estado nunca ha estado tan amenazado como en este momento político en Brasil’, alertan los seis extitulares en el documento ‘SUS (Sistema Único de Salud), Salud y Democracia: desafíos para Brasil’, presentado en esta capital al presidente del Consejo Nacional de Salud, Fernando Zasso Pigatto.

Humberto Costa, José Saraiva Felipe, José Agenor Álvarez da Silva, José Gomes Temporão, Alexandre Padilha y Arthur Chioro recuerdan que el SUS ‘universal, ecuánime, integral y gratuito’ es un pilar esencial de una sociedad que quiere garantizar ‘la igualdad, la justicia social y la democracia’.

Indican que tratar la gestión de la salud en moldes empresariales, como lo quiere el gobierno de Bolsonaro, comprometerá la calidad de vida y amenazará la seguridad de los ciudadanos y las familias.

Además de socavar los intereses de la mayoría, querer eliminar el carácter universal del SUS y reducirlo a un mero ‘proveedor de atención más simple para los pobres’, es ignorar el papel de las actividades relacionadas con la salud -servicios, medicamentos, vacunas y equipos-, que representan alrededor del 8,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), apuntan los firmantes del manifiesto.

Tales actividades, agregan, también incorporan sectores estratégicos de innovación: tecnología de la información, biotecnología, microelectrónica, química fina, nanotecnología.

Del mismo modo, los exministros alertan sobre la visión hegemónica en el Gobierno y Parlamento, basada en una falacia, en que la salud, en lugar de una inversión, resulta un gasto y la gestión empresarial, incluso en un contexto de consumo reducido, permitirá hacer más con menos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;