Washington está dedicando más recursos militares a África citando como pretexto las amenazas terroristas elevadas. Pero este movimiento tiene más que ver con la creciente influencia de China en el continente y el fracaso de Estados Unidos para competir, dice un historiador regional.

Estados Unidos busca ayuda internacional para supuestamente luchar contra los grupos afiliados al Estado Islámico (ISIS, anteriormente ISIS) en África, según el anuncio de la semana pasada. Gerald Horne, profesor de la Universidad de Houston y autor de varios libros sobre la historia de las relaciones de Estados Unidos con las naciones africanas, cree que esta medida no se trata solo del aumento de la amenaza terrorista, sino más bien del deseo de contrarrestar a China.

«El problema principal … es que una nueva Guerra Fría está estallando con China y África … será un campo de batalla importante» como lo fue durante la primera Guerra Fría, dijo a RT. Horne explicó que, hasta hace poco, Estados Unidos era «el principal socio comercial del continente africano», pero fue reemplazado gradualmente por China, que ha desempeñado un papel cada vez más importante en el desarrollo de infraestructura en países como Kenia o Etiopía. También argumentó que, a diferencia de Estados Unidos, China no está asociada con la esclavitud de los africanos.

Si bien China continúa invirtiendo en África, Estados Unidos aún «tiene más voluntad que billetera» cuando se trata de proyectos similares, explicó el profesor. Es por eso que Estados Unidos aparentemente decidió trasladar la competencia a prácticamente el único campo en el que puede vencer a China: el militar. Sin embargo, tal enfoque no significa más que problemas para el propio África, advirtió Horne.

Etiquetas: ; ; ; ;