A medida que se desatan las primeras campañas de la carrera presidencial de Estados Unidos en el 2020, algunos políticos estadounidenses acusaron a China de tratar con una posible administración demócrata en el futuro para «estafar a nuestro querido Estados Unidos como nunca antes».

Tal falacia es un intento de matar dos pájaros de un tiro engañando al público estadounidense que Beijing está colaborando con los demócratas para influir en las elecciones estadounidenses a favor de China, y retratando a los políticos como «guardianes de los intereses de Estados Unidos».

No es la primera vez que los políticos estadounidenses emplean esta táctica política barata. Durante las elecciones intermedias de Estados Unidos en noviembre pasado, ciertos altos funcionarios estadounidenses afirmaron que China estaba intentando entrometerse en las elecciones.

Sin embargo, incluso el entonces secretario de Seguridad Nacional de esta administración, Kirstjen Nielsen, consideró que la acusación era infundada y negó que hubiera indicios de una fuerza extranjera que buscara alterar la infraestructura electoral de Estados Unidos.

El gobierno chino se ha comprometido a lo largo de los años en muchas ocasiones diferentes a que Beijing se ha mantenido fiel al principio de no injerencia en los asuntos internos de otros países. No ha interferido en los asuntos internos de ningún otro país, y nunca lo hará en el futuro.

En las últimas cuatro décadas desde que China y Estados Unidos establecieron sus lazos diplomáticos, Beijing siempre ha estado tratando de trabajar con las administraciones estadounidenses de demócratas y republicanos sobre la base del respeto mutuo, el beneficio mutuo y el trato igualitario.

Irónicamente, Washington ha sido un gurú en la manipulación de las elecciones en otros países. Según un informe publicado por el Atlántico el año pasado, Dov Levin, becario postdoctoral en el Instituto de Política y Estrategia de la Universidad Carnegie Mellon, identificó 62 intervenciones estadounidenses en elecciones extranjeras entre 1946 y 1989.

Un caso reciente es Venezuela. Después de la carrera presidencial venezolana, Washington se negó a reconocer los resultados, apoyó la violencia y los intentos de golpe en el país sudamericano e impuso un bloqueo económico.

Washington también se ha mostrado feliz de interferir con los asuntos de otros de una manera despiadada y sangrienta, como su invasión de Granada y Panamá, y más recientemente, en Irak. También ha hecho acusaciones alocadas contra la libertad religiosa de China, vadeó la cuestión de Taiwán y «habló de negro a blanco» sobre los violentos incidentes en Hong Kong.

Estados Unidos enfrenta problemas en múltiples frentes a nivel nacional, como una brecha de riqueza cada vez mayor, tiroteos cada vez más desenfrenados y una sociedad cada vez más fracturada.

A medida que la carrera presidencial se está calentando, ciertos políticos de EE.UU. pueden necesitar pasar un poco más de tiempo atendiendo las necesidades de sus electores y menos tiempo desviando la atención de los votantes de los problemas reales.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;