Algunos políticos de los Estados Unidos han salido recientemente a «apoyar» a los manifestantes radicales en Hong Kong. Deben retirar sus manos sucias de entrometerse en los asuntos de Hong Kong.

Comenzó con algunas personas que promocionaban actos violentos como «manifestaciones pacíficas» y luego Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, prestó abiertamente su apoyo a los violentos infractores de la ley.

Las palabras y los hechos de algunas personas en los Estados Unidos una vez más expusieron su mala intención de dañar a Hong Kong y dar al traste con China.

La violencia es un veneno para el estado de derecho, agita a un enemigo de la prosperidad.

Personas como Pelosi hacen la vista gorda ante los actos ilegales realizados por radicales violentos. Eligieron no ver acciones justas y rectas tomadas por el gobierno y la policía de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, así como se mantuvieron callados sobre la prevalencia de la brutalidad policial en su propio país.

Cuando provocan violencia en Hong Kong utilizando la «democracia» y la «libertad» como pretexto, ¿tienen algún sentimiento de vergüenza?

Hong Kong pertenece a China, y esto es algo que nunca cambiará.

Ningún intento de interferir en los asuntos de Hong Kong y poner en peligro la estabilidad de Hong Kong tendrá éxito. Se opondrán firmemente casi 1.400 millones de chinos, incluidos los compatriotas de Hong Kong.

Fuente

Etiquetas: ; ;