La semana pasada, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobó la nueva legislación ‘Ley de protección de la seguridad energética de Europa’ que, de aprobarse, sancionaría a las empresas involucradas en Nord Stream 2, un importante proyecto de infraestructura energética diseñado para facilitar la entrega de hasta 55 mil millones de metros cúbicos de gas por año a Europa occidental desde Rusia.

Las sanciones de Estados Unidos a Nord Stream 2 equivaldrían a una interferencia intolerable en la política energética europea, dijo Wolfgang Buechele, veterano ejecutivo de negocios alemán y presidente del Comité de Relaciones Económicas de Europa del Este.

«Las últimas propuestas de sanciones de EE. UU. Dañarían principalmente a empresas de países amigos de EE. UU. Como Alemania, Francia, Italia, Países Bajos, Austria y Suiza, y convertirían la política energética europea en un juguete de Estados Unidos», dijo Buechele, en declaraciones al alemán. Agencia de prensa.

Según el empresario, si se promulgan, las sanciones conducirían a una «grieta inevitable» entre Europa y los Estados Unidos, y causarían un gran daño económico a ambas partes. Buechele señaló que esperaba que prevalezcan las voces de la razón en los Estados Unidos que se han pronunciado en contra de las sanciones.

Tras la aprobación de sanciones del Comité de Relaciones Exteriores la semana pasada, el proyecto de ley ahora se someterá a votación en el Senado y luego en la Cámara de Representantes. Si se aprueba, aterrizará en el escritorio del presidente Trump para su firma.

«Los problemas energéticos de Europa son un asunto de los europeos», subrayó Buechele. “En Europa, debemos mantener abiertas todas las opciones, desde la nueva capacidad de ductos como Nord Stream 2, hasta el tránsito de gas a través de Ucrania y la posibilidad de importar GNL, para resolver los problemas que enfrentamos debido al cambio climático y los planes de Alemania para eliminar gradualmente carbón y energía nuclear «.

Según el empresario, la mediación alemana ha ayudado a garantizar una nueva ronda de negociaciones entre la UE, Rusia y Ucrania sobre un nuevo acuerdo para preservar el tránsito del gas ruso a través de Ucrania a Europa, con este tránsito inyectando miles de millones de dólares en el presupuesto de Ucrania. «Si Estados Unidos impone nuevas sanciones, complicarán significativamente las negociaciones en curso», advirtió Buechele.

La Casa Blanca ha indicado repetidamente que estaba considerando la introducción de sanciones contra Nord Stream 2, una empresa conjunta entre Gazprom de Rusia y cinco gigantes energéticos europeos, incluidos OMV de Austria, Uniper y Wintershall de Alemania, Engie de Francia y el gigante energético anglo-holandés Royal Dutch Shell. En junio, el presidente Trump dijo que las sanciones eran algo en lo que estaba «pensando», quejándose de que Estados Unidos estaba gastando miles de millones de dólares en «proteger» a Alemania, mientras que Berlín estaba comprando miles de millones de dólares en gas ruso.

Con Estados Unidos convirtiéndose en una potencia energética importante por derecho propio en los últimos años, Washington ha tratado de aumentar sus propias exportaciones de GNL a Europa. El mes pasado, la Comisión Europea informó que EE. UU. Había aumentado las importaciones de GNL de EE. UU. Casi cinco veces desde julio de 2018, con casi un tercio de las exportaciones totales de GNL de los EE. UU. Ahora destinadas a Europa. El aumento de las exportaciones se produce a pesar de los cálculos de los economistas de que el GNL de EE. UU. Es significativamente más caro que el gasoducto de Rusia, e incluso más caro que el GNL de Qatar y algunos países africanos debido al mayor costo de extraer el gas y las distancias de transporte.

Rusia ha señalado repetidamente los esfuerzos de Estados Unidos para descarrilar Nord Stream 2. A principios de este año, el presidente ruso Vladimir Putin dijo que las acciones de Estados Unidos en esta dirección fueron «intentos de competencia desleal bajo varios pretextos políticos», ya que Washington sabía que la energía rusa podría competir con los suministros estadounidenses.

Cuando se complete a finales de este año, Nord Stream 2 creará la capacidad de entregar 55 mil millones de metros cúbicos adicionales de gas ruso a Europa occidental a través del Mar Báltico, evitando las rutas de tránsito tradicionales en Europa del Este, que resultaron problemáticas durante la década de 2000 y principios de 2010. Un punto de vista de seguridad energética. Nord Stream 2 duplicará la capacidad existente de 55 mil millones de metros cúbicos por año del gasoducto Nord Stream, que se inauguró a fines de 2011.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;