«Es la primera vez que no puedo pagar nada para el sacrificio», dijo desesperadamente Ibrahim al-Mughrabi, mientras miraba a las cabras en una granja ganadera ubicada en Gaza.

El padre de tres hijos, de 35 años, fue a la granja con su amigo que quería comprar un pequeño becerro para conmemorar a Eid al-Adha, o el Festival del Sacrificio.

«Mis seis hermanos y yo solíamos comprar una cabra o un ternero para sacrificarlos cada año, pero este año no podemos permitirnos esto debido a la mala situación económica en la que vivimos», agregó.

Mughrabi es un empleado del gobierno del movimiento islámico Hamas. Durante más de siete años, le han pagado solo el 40 por ciento de su salario, apenas lo suficiente para sus necesidades más básicas.

A pesar del alto precio, Salim Abu Shaban ha comprado dos cabras para celebrar a Eid al-Adha.

«No hay fiesta sin sacrificios», dijo. «Sé que la situación en Gaza es muy difícil, pero debemos continuar con nuestras tradiciones».

Shaban puso las cabras en el jardín de su casa, dejando que sus niños jugaran con ellas y dijo «cuando éramos niños, estábamos ansiosos por este festival. No puedo evitar que mis hijos experimenten momentos tan emocionales».

Sufriendo de pobreza, Shaban tuvo que vender el oro de su esposa para comprar los sacrificios para celebrar a Eid al-Adha con su familia, dijo.

En un intento por superar la dura situación, muchos habitantes de Gaza están acostumbrados a compartir el costo de una vaca o un ternero.

Mientras tanto, los vendedores de ganado han estado sufriendo en la Franja de Gaza por cuarto año consecutivo debido al bajo poder adquisitivo por delante de Eid al-Adha, causado por la alta tasa de pobreza que impide que los habitantes de Gaza celebren este festival.

Los mercados de ganado están experimentando una baja demanda a pesar de la disminución de los precios, según los comerciantes.

«Los clientes vienen aquí revisando a los animales, preguntando por los precios, y luego se van sin comprar», dijo a Xinhua Abu Ahmed Batniji, el comerciante de ganado.

La mala situación económica obligó a los comerciantes a importar menos ganado para protegerse de la pérdida, tal como sucedió en los últimos cuatro años.

«Pero este año es el peor de todos», agregó Batniji, diciendo que solo vendió 20 terneros y 30 ovejas.

Muchos clientes le pidieron que les vendiera las cabras a plazos, pero él se negó. «También es difícil para mí, porque no tengo ninguna garantía en tal crisis económica».

A lo largo de la carretera principal de Salah Aldin, hay una gran granja de ganado que pertenece a la familia Afana. Estaba lleno de clientes, la mayoría de ellos empleados de organizaciones benéficas, que estaban acostumbrados a comprar ganado para personas pobres, dijo Mohammed Afana, el dueño de la granja.

«Incluso estos tipos trabajaban con organizaciones financiadas internacionalmente, vienen aquí para comprar los sacrificios a plazos», dijo Afana a Xinhua, mientras seguía la negociación sobre los precios.

Señaló que año tras año la situación empeora, lo que impide que la gente local celebre sus festivales más importantes.

El ministerio de agricultura en Gaza anunció el lunes que más de 12.000 cabezas de ganado y 30.000 ovejas y cabras estaban preparadas para el Eid al-Adha.

La Franja de Gaza importa el ganado de Israel, Egipto, Australia y Rumania.

El precio de la carne de res por kg oscila entre 4 y 5 dólares estadounidenses, mientras que el de las ovejas y las cabras oscila entre 6 y 8 dólares. Una vaca o ternero pesa 720 kg en promedio, mientras que una oveja pesa alrededor de 100 kg, lo que significa que los precios totales podrían alcanzar los 3.600 y 800 dólares, respectivamente, una carga terrible para los palestinos en la Franja de Gaza bajo el bloqueo israelí impuesto desde el 2007.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;