Estados Unidos debe sacar sus armas nucleares del suelo alemán si se toma en serio la reubicación de tropas en Polonia, dijo un parlamentario de la oposición en una respuesta irónica ante un ultimátum velado del enviado estadounidense.

Los legisladores alemanes han reaccionado a las amenazas hechas por el enviado de Estados Unidos a Berlín, Richard Grenell, diciendo que Berlín puede usar el ultimátum como una oportunidad para impulsar la retirada de todos los activos estadounidenses de Alemania.

«El embajador de los Estados Unidos tiene razón: los contribuyentes estadounidenses no deberían tener que pagar por las tropas estadounidenses en Alemania», dijo Bartsch, según Hannoversche Allgemeine Zeitung. También sugirió que cualquier posible retiro de tropas debe ser total y completo. «Si los estadounidenses sacan a sus soldados, también tienen que sacar sus armas nucleares», insistió.

Y, por supuesto, estos deben llevarse de vuelta a casa y no a Polonia porque provocaría una nueva escalada en nuestros lazos con Rusia, que no sirve a los intereses europeos y alemanes.

La disputa comenzó a principios de esta semana cuando Grenell exigió que Alemania aumentara su gasto de defensa, argumentando que era «realmente insultante esperar que el contribuyente estadounidense siga pagando por más de 50,000 estadounidenses» estacionados en el país europeo.

La denuncia fue seguida por una sugerencia del enviado de Estados Unidos en Varsovia, que abogó por que las tropas estadounidenses se trasladen a Polonia, un aliado que, a diferencia de Alemania, «gasta el dos por ciento de su PIB en la OTAN».

Otros legisladores tampoco apreciaron el ultimátum de Grenell. Thomas Hitschler, miembro del Partido Socialdemócrata (SPD), describió los comentarios del embajador como «altamente problemáticos» e «indecentes». Agregó que las críticas de Grenell a la contribución financiera de Alemania a la OTAN no se corresponden con la realidad.

Hitschler describió cómo los funcionarios del Pentágono elogiaron los compromisos de defensa de Berlín durante una visita reciente que realizó a Washington.

El secretario general del SPD, Lars Klingbeil, fue un paso más allá, acusando a Grenell de tratar de intimidar a Berlín. «No seremos chantajeados por los estadounidenses», dijo al Augsburger Allgemeine.

Alemania ha estado en desacuerdo con su aliado estratégico desde hace mucho tiempo, ya que se ha mostrado reacio a involucrarse en las aventuras militares más recientes de Washington. Berlín se ha negado a unirse a las patrullas navales lideradas por Estados Unidos y el Reino Unido en el Golfo Pérsico, después de que Irán se apoderó de un petrolero de bandera británica en represalia por su propio buque petrolero capturado por el Reino Unido cerca de Gibraltar.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;