Sandra Torres o Alejandro Giammattei, esa es la pregunta que más de ocho millones de guatemaltecos deciden este domingo en las urnas para poner fin a un proceso electoral apático plagado de irregularidades.

Después de barrer las elecciones generales del 16 de junio, como habían predicho las encuestas, la candidata de la Unidad Nacional de Esperanza (UNE) llegó a elecciones en desventaja contra su rival.

Según la última encuesta de Cid Gallup, Giammattei lo ganaría por siete puntos porcentuales, aunque casi el 23 por ciento dijo que no sabía a quién votar o no respondió, un síntoma de una apatía incurable que conduciría al abstencionismo.

Torres regresa a la carrera después de un intento en 2011, cuando el Tribunal Constitucional negó su registro, y en 2015 frente al actual Jefe de Estado Jimmy Morales, quien la privó de llegar al poder en la segunda ronda.

Ahora, la exprimera dama concentró su campaña en casi todos los departamentos del país, especialmente en los más pobres, donde buscó el regreso de programas sociales como Mi familia progresa, Bolsa Solidaria o Escuelas abiertas, que promovió a la cabeza del Consejo de Cohesión Social durante el gobierno (o co-gobierno) de su ex esposo Álvaro Colom (2008-2012).

Su programa futuro está condensado en Un2TresPorGuate (One2ThreeforGuatemala), uno sería apoyo directo en educación y salud; dos, vas a tener un trabajo y ganarás más, y tres, contra la corrupción, quién te hace pagar, en referencia a llevar al Ejército a las calles para combatir la inseguridad imperante.

¡Con Sandra una Guatemala mejor ahora! Fue su eslogan, junto a Carlos Raúl Morales, ex canciller de 2014 a 2017, una apuesta por la vieja política con algunas paliativas, que no podrán resolver los problemas estructurales de esta nación con más del 60 por ciento de la población en pobreza y un sexto lugar en el mundo con desnutrición crónica infantil.

Por otro lado, Giammattei intentará por cuarta vez mantener las riendas con Vamos por una Guatemala diferente (Go for a Different Guatemala) como plataforma política, de ideología de derecha, por lo tanto, su triunfo también consolidaría el status quo actual. .

El ex director del Sistema Penitenciario, un pasado que lo involucró en ejecuciones extrajudiciales, apostó su victoria en un Plan Nacional de innovación y desarrollo, centrado en la educación con tecnología, la seguridad ciudadana que involucrará la lucha contra el crimen y la productividad de las cárceles como reformas en salud, empleo y turismo, un pilar básico para atraer inversión extranjera.

La gente arrojará su cansado sufragio del gobierno de Morales, que tocó fondo al firmar un controvertido acuerdo de ‘tercer país seguro’ con Estados Unidos, a espaldas de los ciudadanos y en medio de la migración local galopante.

Pocas cosas cambiarán en una sociedad donde la corrupción lo cruza todo; ¿Qué esperar entonces este domingo? es la pregunta que el reconocido analista Marcelo Colussi respondió sin dudar: «Más con lo mismo o lo mismo con más».

Fuente

Etiquetas: ; ;