La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos instó este domingo al Estado a proteger eficazmente la vida y la integridad física y cultural de los pueblos indígenas del Cauca.

En este sentido, expresó ‘su profunda preocupación por los repetidos ataques contra los indígenas Nasa del Cauca (norte) que ha aumentado en 2019’, según un comunicado de prensa publicado.

Por ejemplo, en las últimas 24 horas ha habido dos ataques contra la Guardia Indígena, y uno de ellos causó la muerte violenta de dos de sus miembros.

Condeno firmemente los ataques contra la Guardia Indígena, así como los asesinatos del médico tradicional Enrique Güejia, de Tacueyo, y del coordinador de la guardia indígena, Toribio Gersain Yatacué, asesinado en los últimos días, dijo Alberto Brunori, representante aquí del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En su opinión, estas muertes violentas no solo afectan la estructura organizativa y el autogobierno ancestral, sino que también tienen una enorme dimensión e impacto cultural.

En lo que va de 2019, agregó, la Oficina ha recibido información sobre el homicidio de 36 miembros de la población nasa del norte del Cauca, además de aproximadamente 53 amenazas de muerte y ocho ataques.

En comparación con el año anterior, agosto de 2018, hoy hay nueve homicidios más que en la misma fecha. «Una situación decididamente alarmante», dijo.

Con respecto a la protección de los defensores de los derechos humanos en el Cauca, la Oficina asistió a una reunión de trabajo en Bogotá con organizaciones y plataformas de derechos humanos.

El Ministerio del Interior informó a la reunión que solicitó a la Unidad Nacional de Protección que revise los esquemas de protección ya existentes y que acelere los estudios de nivel de riesgo de aquellos que han recibido amenazas.

En la misma reunión, el Ministerio reiteró su apoyo a los defensores de los derechos humanos e indicó que están trabajando en el diseño de la Política de Respeto y Garantía para su trabajo.

La Oficina recordó que el fallo del Tribunal Constitucional T-030 de 2016, de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos, ordena al Estado que las medidas que deben adoptarse en el área de protección y prevención deben acordarse con las autoridades del pueblo nasa del norte del Cauca y sus procesos organizacionales.

También pidió a las autoridades que garanticen que las medidas judiciales adoptadas se coordinen con la jurisdicción indígena especial; e intentar castigar a los responsables de crímenes contra el pueblo de la NASA, incluida la investigación de posibles omisiones y connotaciones.

Según la información compilada por la Oficina, en 2018 se produjeron 46 homicidios en territorios indígenas en la parte norte del Cauca.

De este número, 26 eran parte de una de las 21 comunidades; siete de ellos pertenecían directamente al movimiento indígena de derechos humanos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;