El regulador ruso Roskomnadzor le dijo a Google que debe frenar el uso de su plataforma de video YouTube para la promoción de manifestaciones de la oposición, después de que las protestas sancionadas en Moscú terminaron con algunos activistas que fueron estimulados a tomar medidas ilegales.

El regulador dijo que «una serie de estructuras que operan canales de YouTube han estado comprando instrumentos publicitarios de YouTube (es decir, notificaciones automáticas) para difundir información sobre reuniones masivas no autorizadas (ilegales)» en Rusia. Algunos usuarios de las plataformas, que nunca se suscribieron a dichos canales, recibieron mensajes no solicitados, dijo Roskomnadzor (RKN).

Google, que posee YouTube, fue notificado de que debería detener el uso de su plataforma o enfrentar consecuencias, según el comunicado del domingo. La compañía no respondió de inmediato a las acusaciones.

El sábado, el senador Andery Klimov, quien preside una comisión ad hoc sobre protección de la soberanía del estado y prevención de interferencias extranjeras, también hizo una afirmación de que YouTube se había utilizado para promover manifestaciones no autorizadas. Dijo que los «opositores extranjeros» de Rusia trataron de manipular a los activistas de la oposición y convencerlos de participar en una manifestación ilegal más temprano ese día.

Hubo una manifestación sancionada en Moscú el sábado, donde decenas de miles de personas se presentaron para protestar por lo que ven como un intento de suspender a los candidatos de la oposición en las próximas elecciones municipales. El evento se desarrolló sin problemas, pero después de que algunos de los asistentes, según los informes, procedieron a protestar durante una caminata al centro de la ciudad en lo que la policía llamó una marcha de protesta no autorizada. Unas 130 de esas personas fueron detenidas.

Según Klimov, la secuela no autorizada fue alentada por las notificaciones automáticas enviadas a las personas que participaron en la protesta autorizada. El legislador dijo que esto no podría haber sucedido «sin la complicidad de ciertas organizaciones occidentales, dueños de las compañías de red relevantes».

Ni el senador ni RKN ofrecieron públicamente un ejemplo de los presuntos mensajes incendiarios ni detallaron cuántas personas pudieron haberlos recibido.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;