Según los informes, un activista saudí disidente murió en prisión debido a diversas formas de tortura a las que fue sometido en la cárcel y por negligencia médica deliberada, en medio de una ofensiva dirigida por el príncipe heredero Mohammed bin Salman contra activistas en favor de la democracia, predicadores musulmanes e intelectuales en el país.

La cadena de noticias de televisión Nabaa, con sede en Londres y en árabe, informó el domingo que Ahmed Abdullah Abdulrahman Shaa’yi falleció en la prisión de Tarfiya en la ciudad de Buraydah, en el centro-norte de Arabia Saudita.

El informe agregó que el cuerpo de Shaa’yi fue entregado a su familia y que el sábado se llevó a cabo una procesión fúnebre.

El grupo de derechos Prisioneros de conciencia, que es una organización no gubernamental independiente que busca promover los derechos humanos en Arabia Saudita, también confirmó el informe en una publicación en su página oficial de Twitter, afirmando que las circunstancias que rodearon la muerte del disidente siguen siendo desconocidas.

Observó que Shaa’yi había estado en prisión durante un año y medio.

El 3 de agosto, el clérigo saudí disidente Sheikh Saleh Abdulaziz al-Dumairi murió de complicaciones de salud que había desarrollado en la prisión de Tarfiya.

Al parecer, Dumairi sufría de problemas cardíacos y estaba recluido en régimen de aislamiento.

Había sido detenido en varias ocasiones en el pasado por su activismo político y su apoyo a los presos de opinión.

Arabia Saudita ha intensificado recientemente los arrestos, el enjuiciamiento y la condena por motivos políticos de disidentes pacíficos y activistas por los derechos humanos.

En los últimos años, Riad también ha redefinido sus leyes antiterroristas para atacar el activismo.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;