Los manifestantes protestaron el lunes en el edificio de la Delegación del Gobierno español en Barcelona para mostrar su apoyo al barco de rescate Open Arms y exigir rutas legales y seguras para los migrantes.

Anna Palou, portavoz de la organización Stop Mare Mortum, pidió al primer ministro español Pedro Sánchez que «dé un paso adelante y demuestre que hay otra forma de hacer política, una forma en la que los derechos humanos están en el centro y con eso atraer a todos los restantes estados europeos «.

Los manifestantes fueron vistos con carteles que decían «Salvar vidas no es un delito» y «Rutas legales y seguras».

El barco de rescate Open Arms está actualmente esperando en aguas internacionales, cerca de la isla italiana de Lampedusa, con más de un centenar de migrantes varados a bordo durante más de una semana. Italia ha negado la entrada del barco y ningún otro estado miembro de la UE ha tomado medidas hasta ahora.

Etiquetas: ;