Con motivo del aniversario del nacimiento de Fidel, el periódico Granma (órgano de difusión del Comité Central del Partido Comunista de Cuba) comparte extractos de un discurso del Secretario del Primer Partido, Raúl Castro Ruz,

La autoridad de Fidel y su estrecha relación con el pueblo fueron clave para la heroica resistencia del país durante los dramáticos años del Período Especial.

En ese momento, pocos en el mundo habrían apostado por nuestra capacidad de resistir y vencer ante la adversidad y la intensificación del bloqueo enemigo. Sin embargo, nuestro pueblo, bajo el liderazgo de Fidel, brindó una lección inolvidable de resolución y lealtad a los principios de la Revolución.

Recordando estos momentos difíciles, creo que es correcto y apropiado volver a lo que dije sobre Fidel el 26 de julio de 1994, uno de los años más difíciles, en la Isla de la Juventud, hace más de 22 años, cito: «El más ilustre hijo de Cuba este siglo, el que nos mostró que el intento de capturar el Cuartel Moncada era posible; que pudimos convertir esa pérdida en una victoria», que logramos cinco años, cinco meses y cinco días después, en ese glorioso 1 de enero de 1959, este último comentario se sumó a las palabras que pronuncié en esa ocasión.

Nos mostró: “Sí, era posible llegar a la costa de Cuba en el yate Granma; eso sí, fue posible resistir al enemigo, el hambre, la lluvia y el frío, y organizar un ejército revolucionario en la Sierra Maestra tras la debacle de Alegría de Pío; eso sí, fue posible abrir nuevos frentes guerrilleros en la provincia de Oriente, con las columnas nuestra y de Almeida; eso sí, fue posible derrotar la gran ofensiva de más de 10,000 soldados con solo 300 fusiles», después de lo cual el Che escribió en su Diario de Campaña, que con esta victoria se había roto la columna vertebral del ejército de la tiranía: «Eso sí, fue posible repetir las hazañas de Maceo y Gómez, extendiendo con las columnas del Che y Camilo la lucha del este al oeste de la isla; eso sí, fue posible derrotar, con el apoyo de todo el pueblo, la tiranía de Batista, respaldada por el imperialismo estadounidense«.

«El hombre que nos mostró que sí, que era posible derrotar en 72 horas», o incluso menos, «la invasión mercenaria de Playa Girón y, al mismo tiempo, continuar la campaña para erradicar el analfabetismo en un año», como sucedió en 1961.

Eso sí, fue posible proclamar el carácter socialista de la Revolución a 90 millas del imperio, y cuando sus buques de guerra avanzaron hacia Cuba, siguiendo la brigada de tropas mercenarias; eso sí, era posible defender resueltamente los principios inalienables de nuestra soberanía, sin temor a la amenaza de agresión nuclear por parte de los Estados Unidos en aquellos días de la crisis de misiles de octubre de 1962.

«Eso sí, fue posible ofrecer asistencia solidaria a otros pueblos hermanos que luchan contra la opresión colonial, la agresión externa y el racismo».

«Eso sí, fue posible derrotar a los sudafricanos racistas, salvando la integridad territorial de Angola, forzando la independencia de Namibia y dando un duro golpe al régimen del apartheid».

“Eso sí, fue posible convertir a Cuba en una potencia médica, primero reducir la mortalidad infantil, a la tasa más baja en el Tercer Mundo, luego en comparación con otros países ricos; porque al menos en este continente nuestra tasa de mortalidad infantil de niños menores de un año es menor que la de Canadá y Estados Unidos (Aplausos) y, al mismo tiempo, aumenta significativamente la esperanza de vida de nuestra población».

“Eso sí, fue posible transformar a Cuba en un gran centro científico, avanzar en los felinos modernos y decisivos de la ingeniería genética y la biotecnología; insertarnos en la fortaleza de los productos farmacéuticos internacionales; desarrollar el turismo, a pesar del bloqueo estadounidense; construir calzadas en el mar para hacer que Cuba sea cada vez más atractiva, obteniendo mayores ingresos monetarios de nuestra belleza natural».

«Eso sí, es posible resistir, sobrevivir y desarrollarnos sin renunciar a nuestros principios o los logros obtenidos por el socialismo en un mundo unipolar dominado por las transnacionales que surgieron después de la caída del campo socialista en Europa y la desintegración de la Unión Soviética».

«La duradera lección de Fidel es que sí, es posible, que los humanos sean capaces de superar las condiciones más duras siempre y cuando su voluntad de triunfo no vacile, si evalúan con precisión cada situación y no renuncian a sus principios justos y nobles».

Estas son las palabras que expresé hace más de dos décadas sobre un hombre que, después de la primera batalla desastrosa en Alegría de Pío, que pasado mañana celebrará su 60 aniversario, nunca perdió la fe en la victoria, y 13 días después, Ya en las montañas de la Sierra Maestra, el 18 de diciembre del año mencionado, con siete rifles y un puño lleno de combatientes, declaró: “¡Ahora hemos ganado la guerra! Este es el invicto Fidel que nos une a través de su ejemplo y demostración de que, sí, fue posible, sí, es posible, y sí, ¡será posible! Entonces, repito que demostró que sí, que era posible, sí, es posible, y sí, será posible superar cualquier obstáculo, amenaza o disturbio en nuestro esfuerzo decidido por construir el socialismo en Cuba, o en otras palabras, garantizar ¡La independencia y soberanía de la Patria!

(Extractos del discurso del Secretario del Primer Partido, Raúl Castro Ruz, 3 de diciembre de 2016).

Fuente

Etiquetas: ; ; ;