El presidente Mauricio Macri se quedó con el ceño fruncido ante la rotunda victoria anunciada este lunes de la mayor fuerza de oposición, el Frente de Todos, en las primarias presidenciales argentinas, ofreciendo una idea de otro modelo para este país.

La respuesta popular a las políticas económicas, incluido un plan de ajuste, que ha impactado aún más en los sectores más pobres, se hizo sentir en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), con un 47,34% de los votos a favor del Frente dirigido por Alberto Fernández , ahora candidato presidencial, con la ex presidenta Cristina Fernández para vicepresidenta.

El dúo recibió el respaldo de una gran mayoría en casi todas las provincias del país, y terminó con una ventaja de 15 puntos sobre Macri, quien aseguró su candidatura con el 32.24% de los votos, un resultado que describió como inesperado después de reconocer que su propuesta política Juntos por el Cambio, había visto «una mala elección».

Los analistas consideraron los resultados como una derrota aplastante del partido gobernante, sobre todo en la crucial provincia de Buenos Aires, donde el pre-candidato a la gobernación del Frente de Todos, Axel Kicillof, obtuvo el 49.17% de los votos contra la gobernante macrista actual, María Eugenia Vidal (32.76%).

El mejor resultado para ‘Juntos por el cambio’ fue el esperado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde el actual Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez, de la alianza gobernante, ejerció el poder durante 12 años y nuevamente fue respaldado con el 46.29% de votos.

En total, seis de cada diez pares de candidatos que se postularon obtuvieron el 1.5% de los votos necesarios para la carrera presidencial, pero las dos fuerzas principales de la vida política de este país terminaron muy por delante en el período previo a las elecciones generales que se celebrarán en octubre, en el que el Frente de Todos se fortalecerá después de esta importante victoria.

Contento con los resultados, el candidato presidencial Alberto Fernández dijo que «Argentina está dando a luz a otro país y hoy comienza a escribirse otra historia», mientras que su candidata a vicepresidenta, Cristina Fernández, enfatizó que con el triunfo viene una gran responsabilidad para proporcionar tranquilidad absoluta a los argentinos de una nueva etapa por venir.

No había globos amarillos, el color que representa su alianza, ni ninguna celebración en la sede del partido de Macri. El presidente inesperadamente decidió hablar por televisión en medio de la ansiosa espera por los resultados, luego de una supuesta falla en el sistema de datos del conteo provisional.

«Me duele el alma que tantos argentinos crean que la alternativa es regresar al pasado», dijo después de señalar que el resultado fue inesperado y que todas las encuestas no habían podido predecirlo. Necesitamos continuar con el cambio, la Argentina con la que soñamos está en el futuro, no en el pasado, insistió el presidente, que era optimista de que podría revertir el resultado en octubre.

Cuando se le preguntó cómo responderán los mercados a los resultados electorales, después de la constante devaluación de la moneda nacional frente al dólar desde el año pasado, Macri afirmó que esta inestabilidad es consecuencia del temor a un regreso al pasado.

Con la prensa argentina denunciando el ‘espectáculo’ de la demora en el conteo, que llegó una hora y media más tarde de lo esperado, los resultados arrojaron un desorden en un mapa político que muchos habían asumido que estaba establecido.

Impresionado por los resultados y visiblemente desarticulado, Macri convocó a una reunión urgente de su gabinete tras el anuncio de los resultados.

La votación también vio al Partido Consenso Federal (Consenso Federal), liderado por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, que ocupó el tercer lugar, aunque muy por detrás de las dos fuerzas principales (8.34%).

Como ocurrió desde el mismo lugar donde habló con la nación, Macri evaluó todo, desde los cambios a los candidatos hasta la activación de un comité para seguir de cerca el impacto de la votación en los mercados.

Muchos expertos creen que esta primera fase revela una Argentina que hoy clama por otro modelo de país, diferente de la propuesta actual.

Tendremos que esperar hasta el 27 de octubre para averiguar si esta nación del sur decidirá continuar en el mismo camino establecido por el gobierno actual, o cambiar las cosas.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;