Las divisas en el país alcanzaron los 7.0326 yuanes por dólar. Este es el nivel más bajo de la moneda china desde marzo de 2008.

El Banco Popular de China, como se llama el banco central del país, ha reducido la tasa de referencia de su moneda en 115 puntos básicos.

En el nuevo nivel, el yuan cayó un 0,16%, aunque es más fuerte de lo previsto después de que el regulador haya realizado cuatro devaluaciones consecutivas desde principios de agosto.

Normalmente, las autoridades financieras del país mantienen un cambio diario del 2% en la moneda. Esta práctica se adopta para que, en caso de una variación de más del 2%, se determine si la moneda se está manipulando deliberadamente, informó Reuters.

El gobierno chino redujo su moneda a 7 yuanes por dólar el 5 de este mes. Esto fue llamado «manipulación monetaria» por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. El presidente se refirió a la devaluación del 5% de la moneda china desde febrero, según informó The Washington Post.

China y Estados Unidos están librando una guerra comercial. La devaluación del yuan fue otro capítulo de esta guerra, poco después de que Estados Unidos anunciara un impuesto sobre los productos del gigante asiático.

Mientras tanto, el banco estadounidense Goldman Sachs advirtió el domingo del riesgo de recesión económica en Estados Unidos.

Los temores de una recesión, según el banco, están aumentando debido a la guerra comercial que se desarrolla entre China y Estados Unidos. El banco también relacionó estos temores aumentados con la posibilidad cada vez menor de un acuerdo entre los dos países antes de las elecciones presidenciales de EE.UU. en el 2020.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció el 1 de agosto que aplicaría aranceles del 10% a las importaciones de productos chinos por valor de 300 mil millones de dólares. En respuesta, China suspendió la compra de productos agrícolas estadounidenses. La moneda china también se depreció, elevando los cargos de manipulación monetaria.

Según Reuters publicado, Goldman Sachs dijo que redujo su pronóstico de crecimiento de EE.UU. para el cuarto trimestre del año, reduciéndose a 1.8%, un 0.2% menos.

La nota, según Reuters, también advierte que existe el riesgo de disminuir la actividad doméstica de las empresas estadounidenses.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;