El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, amenazó nuevamente a los comunistas y a partidos de izquierda en general, con la intención de fomentar la intolerancia y el odio, una práctica recurrente de su escalada autoritaria, denuncia hoy el portal Vermelho.

Según el sitio del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), el camino para enfrentar esta progresión despótica, en defensa del gobierno democrático y las libertades, une a amplios sectores de la sociedad.

Tal escalada, refiere el escrito, ‘se basa en el uso del anticomunismo golpeado y los ataques contra los socialistas como justificación de acciones truculentas, como amenazas a la libertad de expresión, a periodistas, científicos, artistas, gobernadores y representantes de organizaciones y partidos políticos’.

Al citar un reciente discurso del político de extrema derecha en el estado de Piauí (nordeste), la nota del PCdoB indica que en su locura Bolsonaro llegó al extremo de atacar a una nación amiga de Brasil, Argentina, vilipendiando a los líderes representativos de ese país.

‘Hace uso de este discurso típico de los sótanos de la dictadura militar, enfatizando los términos comunista y socialista como una forma de tratar de crear una cortina de humo y ocultar sus objetivos reales’, alerta el artículo.

Detalla que ‘la experiencia muestra que cuando las intenciones parecen atacar y restringir las libertades, los comunistas son los primeros en ser amenazados. Así surgieron regímenes tiránicos que cercenan las libertades del pueblo y entierran a las democracias. Ahora Bolsonaro vuelve a la práctica, con declaraciones que hieren profundamente la Constitución’.

Las fuerzas democráticas, como objetivos y víctimas de estos ataques, siempre se levantan para repeler tales amenazas. La historia ahora se repite. Una vez más, con la actitud agresiva y desvergonzada de Bolsonaro, estas agresiones deben ser respondidas con amplitud, ingenio y firmeza, apunta el portal Vermelho.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;