El fiscal general Bob Ferguson, del estado estadounidense de Washington, cuestionó el martes una decisión de la administración del presidente Donald Trump de introducir una nueva política energética que probablemente aumentaría las emisiones de gases de efecto invernadero.

La Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA) derogó su Plan de Energía Limpia en junio de este año para reemplazarlo con la regla de «Energía Limpia Asequible», que según Ferguson aumentaría la contaminación del aire.

Bajo la nueva regla, los estados tienen más libertad para decidir sobre la actualización de las centrales eléctricas que queman carbón, que generan más emisiones de carbono que otras fuentes de combustibles no fósiles.

«Esta regla es otro ejemplo más de la Administración Trump para complacer los intereses de la industria de combustibles fósiles a expensas de la salud humana y el medio ambiente», dijo Ferguson.

Él criticó la nueva regla de Energía Limpia Asequible como «ni asequible ni limpia», calificándola como «un intento poco velado de aflojar las restricciones a las centrales eléctricas de carbón».

La nueva regla permitiría que esas plantas operen mucho más tiempo de lo que deberían, resultando en más contaminación del aire y emisiones de carbono, dijo Ferguson.

El gobernador de Washington, Jay Inslee, expresó su apoyo al desafío de Ferguson y dijo que la nueva política de la Energía Limpia Asequible «pone en riesgo la salud y la seguridad de todos los estadounidenses».

«Esta regla es una farsa que muestra poderosamente cómo esta administración se niega a limitar la contaminación por carbono y proteger a los estadounidenses de los efectos nocivos del cambio climático», dijo Inslee.

Washington se encuentra entre una coalición de 22 estados de EE.UU. liderados por los demócratas y siete gobiernos locales que demandaron a la administración Trump por su decisión de relajar las restricciones a las centrales eléctricas de carbón.

La demanda fue presentada en el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia, acusando a la administración Trump de violar la Ley de Aire Limpio.

A la acción legal se unieron otros fiscales generales estatales de California, Colorado, Connecticut, Delaware, Hawái, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Carolina del Norte, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Vermont , Virginia, Wisconsin y el Distrito de Columbia.

La oficina de Ferguson dijo que Washington ya ha visto los efectos adversos del cambio climático, incluido el aumento del nivel del mar, el aumento de las inundaciones, los incendios forestales y la acidificación de los océanos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;