Cientos de miles en Hong Kong salieron a las calles a principios de junio para protestar contra la adopción de un proyecto de ley que permitiría la extradición de sospechosos a jurisdicciones sin un acuerdo previo de extradición con Hong Kong, incluida China continental.

La escalada de protestas contra la extradición a gran escala en Hong Kong resultó en el cierre de su aeropuerto internacional en los últimos dos días y violentos enfrentamientos con la policía a manos de lo que muchos sospechan son infiltrados de las fuerzas del orden. Aunque el gobierno acordó retirar informalmente el proyecto de ley, la gente exige que se elimine oficialmente del registro.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó el miércoles en una serie de publicaciones que China debe trabajar humanamente con Hong Kong antes de llegar a un acuerdo comercial con Estados Unidos.

Trump también dirigió el problema de Hong Kong directamente al presidente chino, Xi Jinping, diciendo que tiene «CERO dudas» de que el líder chino pueda resolver el problema rápidamente.

El martes, la misión permanente de China ante las Naciones Unidas acusó a los manifestantes de haber mostrado la «tendencia de recurrir al terrorismo» al destruir instalaciones públicas, paralizar el aeropuerto de Hong Kong, bloquear el transporte público y usar armas letales. Múltiples informes han documentado la presencia de agentes provocadores en el empleo de las fuerzas de seguridad de Hong Kong, lo que lleva a muchos a afirmar que los cargos de violencia contra manifestantes en gran parte pacíficos fueron fabricados para justificar la represión.

Las autoridades chinas acusaron a Estados Unidos de fomentar las protestas e hicieron pública la información personal de un diplomático estadounidense que fue fotografiado entre los manifestantes.

Múltiples instancias de violencia han ocurrido durante diez semanas de manifestaciones. La policía utilizó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar manifestaciones no autorizadas, mientras que los manifestantes utilizaron varios tipos de medios improvisados, incluidos ladrillos y huevos.

Varios países han expresado su preocupación, advirtiendo a los ciudadanos que no viajen a Hong Kong en medio de la escalada de disturbios públicos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;