Después de que la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR) anunció que aplicaría aranceles adicionales del 10 por ciento a las importaciones chinas desde el 1 de septiembre, China declaró de manera clara: ¡tomará las contramedidas necesarias!

La fricción comercial entre los dos países ha durado más de un año, y algunas personas en los Estados Unidos han confrontado a China con chancletas, presión máxima y acoso comercial. Esos actos caprichosos siguen aumentando.

China tiene una fuerte perseverancia y capacidad para proteger sus propios intereses. Frente a una China firme y decidida, la parte estadounidense demostró ser incapaz de reconciliarse con su inutilidad y lanzó una nueva ronda de ofensiva.

¿Pero de qué sirve eso? Esto simplemente demostrará una vez más que China no tiene miedo a la presión máxima, demostrará que no hay ganadores en una guerra comercial, y que la creciente fricción económica y comercial solo perjudica a China y los Estados Unidos, y al mundo en general.

Algunas personas en los Estados Unidos están agitando los aranceles arancelarios, y el daño que estas acciones se han causado a ellos mismos está llegando a niveles críticos. De hecho, algunas personas en los Estados Unidos admiten abiertamente que les preocupa que si todos los 300 mil millones de dólares restantes de productos chinos se vean afectados por aranceles adicionales, entonces los consumidores estadounidenses tendrán que enfrentar precios más altos durante la temporada de compras navideñas. Causará más dolor en la parte estadounidense que en la parte china.

Parece que saben que al dirigirse por un callejón sin salida, inevitablemente chocarán contra una pared. Sin embargo, han demostrado ser reacios a dar marcha atrás, y por lo tanto están condenados a golpearse la cabeza.

Algunas personas en los Estados Unidos deberían preguntarse, ¿por qué estos movimientos agresivos en nombre de la protección de los intereses nacionales siempre terminaron con resultados contrarios? En una era de globalización, las dos economías más grandes del mundo están tan estrechamente entrelazadas que es imposible diferenciarlas, y el edificio de la cooperación económica chino-estadounidense, construido por personas de ambos lados en las últimas cuatro décadas, no será llevado abajo simplemente por palos arancelarios.

¿Existe alguna solución a la fricción comercial entre China y Estados Unidos? La respuesta es sí, y ya se ha demostrado en el consenso alcanzado entre los dos jefes de estado en Argentina y Osaka, Japón, a saber, que las diferencias deben resolverse mediante consultas basadas en la igualdad y el respeto mutuo.

Como una gran economía mundial, China tiene la capacidad de disuadir cualquier provocación e intento que infrinja los intereses del país, salvaguardando sus principios sobre cuestiones importantes y luchando hasta asegurar un resultado justo y equitativo.

Fuente

Etiquetas: ; ;