Washington ha estado tratando de construir una coalición internacional para supuestamente garantizar la seguridad marítima en el Golfo Pérsico en el contexto de las tensiones en espiral entre Estados Unidos e Irán y los volátiles incidentes petroleros en el Estrecho de Ormuz, con la mayoría de sus aliados aún al margen sobre el asunto.

Un medio de comunicación chino se ha referido a las expectativas de que Pekín se una a una misión naval liderada por Estados Unidos para supuestamente salvaguardar las rutas marítimas en el Golfo Pérsico como no más que «ilusiones».

Según el informe del Global Times, aunque algunos en los EE. UU. Podrían esperar que China se involucre en la misión para ayudar a aliviar las tensiones entre EE. UU. E Irán, tal giro de los acontecimientos es muy poco probable, ya que pondría en peligro los intereses de Beijing y Teherán

«Esto es obviamente una ilusión. Irán es un socio estratégico integral de China y China se dedica a salvaguardar la paz y la estabilidad en el Golfo Pérsico. Dicha coalición solo dañaría los intereses de Irán y, por lo tanto, los de China», dice el informe.

Luego subrayó la exitosa cooperación de Beijing con Irán en la lucha contra la piratería y los intentos conjuntos de mantener la estabilidad y la seguridad regional.

China ha enviado flotas navales en misiones de escolta al Golfo de Adén, las aguas frente a Somalia y ha establecido una base de apoyo en Djibouti para barcos del Ejército Popular de Liberación, continúa el informe, y agrega:

«Debería haber una coalición marítima, pero definitivamente no una dirigida por Estados Unidos o destinada a servir estrategias estadounidenses. La coalición debería salvaguardar los intereses de los países del Golfo Pérsico y sus socios comerciales legítimos».

El informe del Global Times enfatizó que, aunque supuestamente se concibió para garantizar la seguridad marítima en el Golfo, el plan de Estados Unidos para una misión de escolta naval a través del Estrecho de Ormuz en realidad es parte de la estrategia a largo plazo de Washington «para tomar medidas enérgicas» contra Irán.

Pocos países han respondido a la «campaña de propaganda de los Estados Unidos contra la República Islámica», agregó el periódico, criticando «la arrogancia de Washington y sus movimientos imprudentes» que han causado tensiones en espiral en el Golfo Pérsico en primer lugar.

Misión naval liderada por Estados Unidos
Washington ha estado tratando de construir una coalición para patrullar las aguas del Golfo Pérsico a raíz de varios incidentes relacionados con ataques a petroleros cerca del Estrecho de Ormuz en los últimos meses, todo después de que Estados Unidos comenzó a reforzar su presencia en la región.
Hasta la fecha, solo unos pocos países han respondido a las solicitudes de Estados Unidos para unirse a su misión naval.
Actualmente, el Reino Unido sigue siendo el único aliado de EE. UU. Para inscribirse en la misión.
El 5 de agosto, Gran Bretaña acordó unirse a la misión de escolta de buques tanque de Estados Unidos, sin embargo, los funcionarios del Reino Unido destacaron que no había habido cambios en la política de Londres sobre Irán y que no se uniría a las sanciones de Washington contra Teherán.
Se informó que Estados Unidos le pidió a Alemania que lo ayudara a asegurar el estrecho y contener a Irán, pero Berlín respondió enfatizando que no quería ser parte de la campaña de «máxima presión» de Washington contra Teherán.

El ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, argumentó que no podría haber una solución militar para el enfrentamiento entre Estados Unidos e Irán en el estrecho, a través del cual pasa un tercio de todo el petróleo transportado por mar, y agregó que su apuesta era la diplomacia.
Los legisladores superiores tanto en el SPD como en la CDU de Angela Merkel también rechazaron la idea.

Anteriormente, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, declaró que la Casa Blanca no había logrado construir una coalición naval aliada contra Teherán en el Golfo Pérsico porque los países que son «amigos de Washington están demasiado avergonzados de estar en una coalición con» Estados Unidos.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, también reiteró su rechazo a los planes de Estados Unidos para una coalición marítima en el Golfo Pérsico, diciendo que los estados del Golfo pueden proteger la seguridad regional por sí mismos.

«No hay necesidad de atraer fuerzas extranjeras para mantener la seguridad en el Golfo», enfatizó Rouhani.

Tanker Standoff
A principios de julio, los infantes de marina británicos y la policía de Gibraltar incautaron un buque cisterna iraní frente a la costa sur de la Península Ibérica, y el primer ministro de Gibraltar, Fabián Picardo, afirmó que el buque transportaba petróleo crudo a Siria «en violación» de las sanciones de la UE a Damasco.

Irán condenó el «movimiento ilegal» del Reino Unido, rechazando las afirmaciones de que el superpetrolero transportaba crudo para Siria, ya que el líder supremo de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Khamenei, advirtió a Londres de una respuesta pendiente a la incautación del buque que, según él, era «equivalente a piratería».

Una semana después, a mediados de julio, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica confiscó el buque cisterna británico «Stena Impero», ya que pasaba por el Estrecho de Ormuz en ruta a Arabia Saudita «por no respetar las normas marítimas internacionales».

El superpetrolero iraní Grace 1 fue liberado de la detención por las autoridades de Gibraltar el jueves, desafiando una solicitud de Washington de transferir el barco incautado a la jurisdicción estadounidense.

Escalada de la tensión estadounidense-iraní
Las tensiones entre Estados Unidos e Irán aumentaron el año pasado, luego de que Washington eliminó unilateralmente el acuerdo nuclear de 2015 oficialmente conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés) y restableció sanciones paralizantes contra la República Islámica.

El 8 de mayo de 2019, Irán anunció una decisión de suspender parcialmente algunas de sus obligaciones en virtud del acuerdo.

Estados Unidos, a su vez, intensificó su presencia militar en el Medio Oriente en lo que el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, llamó «un mensaje claro e inconfundible al régimen iraní», enviando un grupo de ataque de portaaviones, misiles Patriot, bombarderos B-52 y combatientes F-15 a la zona.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;