Tel Aviv y el grupo militarizado chií libanés se involucraron en una guerra de amenazas de varias rondas durante toda la semana, prometiéndose mutuamente destrucción en caso de conflicto importante.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, rechazó el sábado las amenazas hechas por el jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah, el día anterior.

«No estamos impresionados por las amenazas de Nasrallah», dijo Netanyahu, según The Times of Israel. «Él sabe muy bien por qué los transmite desde las profundidades de su búnker».

En un discurso televisado el viernes, Nasrallah afirmó que Líbano ha desarrollado «un sistema militar para defender aldeas, pueblos y ciudades [libaneses]».

«Si [Israel] entra al sur del Líbano […] verá una transmisión en vivo de la destrucción de las brigadas israelíes», dijo, subrayando que la seguridad libanesa proviene de la cooperación entre Hezbollah, el ejército libanés y el pueblo libanés, informa The Times of Israel .

Oficialmente, el ejército libanés niega la cooperación con el brazo armado de Hezbolá, según el informe del Times of Israel.

En 2014, Nasrallah negó los rumores de que «vive en un búnker», según lo sugerido por Netanyahu.

«No vivo en un búnker», dijo, y explicó que regularmente cambia su posición por razones de seguridad. «El objetivo de las medidas de seguridad es que el movimiento se mantenga en secreto, pero eso no me impide moverme y ver lo que está sucediendo».

La última guerra de palabras entre Netanyahu y Nasrallah ha continuado durante toda la semana, con ambas partes amenazándose mutuamente con la muerte en caso de un importante conflicto israelí-libanés.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;