El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, descartó hoy la represión contra manifestaciones, en alusión al vandalismo desatado por infiltrados en una marcha de mujeres que protestaban contra el feminicidio y las violaciones.

En su conferencia de prensa matutina en el Palacio Nacional, el mandatario dedicó un tiempo importante al tema y respaldó la actitud de la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, de evitar acciones contra los manifestantes.

Decir que hace falta mano dura es una hipocresía, expresó al criticar a la oposición política que hacía todo lo contrario cuando estaban en el poder, y reiteró que no se usará la fuerza como decía Benito Juárez, ‘todo por la razón y el derecho, nada por la fuerza’.

Lo que hemos dicho en otros casos, agregó, que son ahora los ciudadanos la fuerza, es la opinión pública la que rige y son los mismos ciudadanos los jueces, no necesariamente lo que había antes.

Argumentó que si se interviene con la fuerza pública se agrava el conflicto y además no se resuelve nada. Desde luego, aclaró, hay que hacer la investigación de lo que sucedió, los periodistas golpeados, y se tiene que sancionar, pero no meterse a querer resolver el problema con violencia y no con el diálogo.

Dijo que no obstante se cuenta con el apoyo de las fuerzas armadas para las acciones de protección a los ciudadanos y espero que pronto bajemos los índices delictivos porque lo más importante es eliminar las causas y las estamos eliminando. El 80 por ciento del problema tiene que ver con la atención a las necesidades del pueblo, agregó.

Formuló un llamado a la oposición a que actúe de manera responsable, sin violencia, sin afectar a los ciudadanos y que cuide el patrimonio cultural, artístico de México, de todos los mexicanos, como el monumento El Ángel de la Independencia, muy afectado por las pintadas.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;